Controles de confianza, para servidores, policías y custodios

Por Enrique Zavala.-

Los controles de confianza son los instrumentos de medición para asegurarnos como sociedad y gobierno, que los elementos que trabajan para nosotros en salvaguardar la seguridad pública, son confiables íntegros y preparados profesionalmente.

Estas mediciones son básicas para contratar y evaluar a detalle a todo elemento, así mismo para distinguir el desempeño de alto nivel o promoverlo en su caso, es un mandato de ley que desafortunadamente en la práctica su aplicación no ha sido efectiva.

Los parámetros

ITH

Los controles de confianza deben ser el protocolo para la contratación y separación del cargo de cualquier elemento.

Son el camino correcto para lograr la estandarización del trabajo individual y en equipo, para el servicio civil de carrera.

Por ello los parámetros de medición deben ser estrictos y consistentes, son el cimiento y columna vertebral para nuestra seguridad pública.

Las áreas de evaluación son múltiples, incluyen pruebas de polígrafo, psicométricas en general orientadas a la integridad del elemento.

Contemplan el abuso y dependencia  de sustancias,  comportamiento fuera de servicio, danos a propiedad oficial, capacitación en protocolos y procedimientos básicos, mal uso de vehículos oficiales y accidentes, descargo de armas letales y no letales, así como su uso incorrecto.

En especial se miden las conductas poco profesionales, la orientación racista y de género, respeto a los derechos humanos, preparación técnica y administrativa.

Así como el excesivo uso de la fuerza que a últimas fechas es una gran preocupación, las conductas criminales al desarrollar sus funciones, lo cual es un constante dolor de cabeza.

Es lamentablemente que sean los mismos representantes del orden quienes se corrompan y usen su privilegiada posición para delinquir.

Los controles de confianza incluyen la evaluación de personalidades conflictivas, el historial de castigos, violaciones a la reglamentación de asuntos internos,  o reprimendas dentro del servicio, la potencialidad de renuncia y riesgos de demandas legales a la corporación y gobierno. Etcétera.

Conclusión

La seguridad pública en general depende en gran medida de la aplicación efectiva de controles de confianza dentro de las corporaciones.

Medir escrupulosamente el desempeño oficial, constatar la calidad e integridad de los cuerpos de seguridad, lamentablemente en México más del 50 por ciento de los elementos policiacos desaprueban o no han presentado los controles de confianza  básicos y obligatorios.

Uno de los retos torales en seguridad pública y protocolos de seguridad es la aplicación generalizada de efectivos controles de confianza a los elementos del orden.

Sobre todo no permitir que sigan en funciones aquellos elementos que no cumpla con este requisito.

No es posible que tengamos este grave riesgo dentro del servicio público, más aun por tratarse de un tema neurálgico como la seguridad publica…. O bien, resignémonos a tener delincuentes disfrazados de policías.

“Actualmente la libertad y la seguridad no se encuentran tanto en lo que tenemos, sino en lo que podemos crear mediante la confianza.”  (Robert Kiyosaki)

enrique_zavala@terra.com.mx         (Tel. 6623-59.18.40)             

Compartir