Adiós “pueblito sencillo”

7 septiembre, 2013

De pronto y sin darnos cuenta la ciudad de Hermosillo se convirtió en una señora capital con un crecimiento y dinamismo económico impresionantes.

Según  datos publicados en la edición anterior de su revista CORREO, Hermosillo es la capital número uno del  noroeste  del país con una economía valuada en más de 13 mil millones  de dólares y un Producto Interno Bruto (PIB) por persona superior a los 17 mil dólares.

Estamos por encima de Chihuahua, Mexicali, Culiacán y La Paz, poblaciones que en algún momento fueron más fuertes y pujantes que nuestra ciudad.No somos la capital de mayor población, ese lugar lo ocupa Mexicali con casi el millón de habitantes, mientras que en Hermosillo habitan alrededor de 780 mil habitantes.

Hace  ya  algunos  años  que Hermosillo dejó de ser el “pueblito sencillo” de la canción  Sonora  Querida para convertirse  en  una  metrópoli briosa  en donde abundan las oportunidades pero también los problemas y retos de una gran ciudad.

Seguramente muchos habitantes longevos de la ciudad, aquellos que como usted y como yo andamos arriba de los 50 años y que viven una misma rutina, no han advertido lo que es hoy Hermosillo y lo que será cuando pase el millón de personas lo que ocurrirá antes del año 2020.

El crecimiento en vialidades, fraccionamientos, comercios, escuelas, universidades, lugares de recreo, restaurantes, bares, taquerías, mercados, cafés, áreas deportivas y desde luego centros de trabajo, es por demás asombroso.

Pero al mismo tiempo las necesidades van in crescendo y hoy más que nunca la capital de Sonora requiere una planeación estratégica de largo plazo en donde  autoridades, académicos, sectores productivos y ciudadanos se sienten a dialogar sobre lo que quieren para el Hermosillo de los próximos diez, veinte y cincuenta años.

El grave problema de abasto de agua, solucionado por ahora por el Acueducto Independencia, obliga a levantar la mira y visualizar al Hermosillo del futuro antes que el crecimiento se convierta en una rémora por no decir que en una realidad incómoda.

Ya se advierten varios cuellos de botella, desde el tráfico que a las horas pico es insoportable en varios sectores de la ciudad hasta el problema del subempleo que afecta a 32 mil 500 hermosillenses que no encuentran un empleo formal a pesar de su talento y capacidad.

Algo se hizo bien o cuando menos mejor que en otras ciudades al lograr convertirnos en la capital con la mejor economía del noroeste de México a pesar de la escasez de agua, del clima adverso y de no estar frente a la costa ni junto a la frontera con Estados Unidos.

Recordamos  que por allá en 1985 cuando estaba por instalarse en Hermosillo la planta Ford, algunos líderes locales protestaron porque auguraban que la capital se convertiría en una metrópoli conflictiva como en aquel tiempo lo eran Guadalajara, Monterrey y el Distrito Federal.

Pues bien ese momento ya llegó, nos  guste o no nos guste, y a decir verdad pensamos que con todo y su crecimiento Hermosillo logró mantener buena parte de su tranquilidad y calidad de vida.

Pero hay que cuidar con mayor ahínco a nuestra capital, el problema del agua ha sido solucionado por el momento, ahora habrá que atacar otros como el transporte, el desempleo, la calidad educativa y la contaminación, entre muchos más.

¿Alguien se anima a desarrollar un plan estratégico para la capital de Sonora?

 

Comentarios a  healy1957@gmail.com


Link corto: http://bit.ly/15ErfjV