El Panorama Económico

2 octubre, 2013

Esta semana tuvimos noticias buenas y malas sobre el desempeño de la economía mundial y nacional. Por un lado países como Alemania e Inglaterra han mostrado tasas de crecimiento, aunque lentas pero sólidas, China por su lado sigue creciendo a tasas superiores al 7 por ciento.

En Estados Unidos se confirmó una tasa de crecimiento del 2.5  por ciento para el segundo trimestre del año.

Incluso el crecimiento en la construcción de nuevas unidades fue del 14 por ciento y la venta de autos sigue dando muestras de crecimiento importante.

Sin embargo, dentro de las malas noticias tenemos que Walmart reportó una acumulación de sus inventarios mayor a lo previsto, lo que llevó a reducir sus pedidos a sus proveedores.

Y como ya sabemos en México se recortó el pronóstico de crecimiento para el 2013.

De hecho, el mismo Fondo Monetario Internacional también redujo su pronóstico de crecimiento para México, incluso con una meta por debajo a la cifra oficial.

La Secretaria de Hacienda pronosticó un crecimiento del 1.8 por ciento para México en el 2013, pero el FMI dice que será a penas del 1.4 por ciento.

Incluso a pesar de la recuperación en la industria de la construcción y del sector automotriz en los Estados Unidos el panorama no se ve muy alentador para México en los siguientes meses.

Sabemos que México exporta mayoritariamente autos y autopartes a los Estados Unidos, pero al parecer esta acumulación de inventarios no sólo es en el mercado al detalle, sino también en el sector industrial, lo que traería una reducción de las exportaciones mexicanas hacia el norte en los siguientes meses.

Por si fuera poco, tenemos todavía el asunto de la propuesta de Reforma Hacendaria, que  lo único que hará es contraer la capacidad de compra de las  familias  mexicanas y esto llevaría a una contracción de la demanda agregada en el país.

Insisto en que no entiendo por que Luis Videgaray sigue defendiendo lo indefendible.

Creo que la única persona que le dará un premio por su quijotesca postura ante las críticas de los sectores económicos y políticos es el presidente, pero creo también que está arriesgando mucho su credibilidad de seguir con esta tarea de defender la reforma hacendaria.

En lugar de perder el tiempo en defender lo indefendible deberían de estar haciendo propuestas de mejora a la iniciativa; si su preocupación es que Hacienda se vería mal haciendo cambios a la propuesta que mandaron al Congreso, creo que se verán igual de mal que el Congreso le regrese al Ejecutivo su propuesta de reforma con una nota que diga “vuélvelo a hacer”.

Se supone que esta reforma tenía varios objetivos “sociales” entre ellos el ampliar la base gravable y el promover la formalidad al darle la oportunidad a los pequeños comercios que hagan pagos escalonados de sus cuotas de seguro social y de sus impuestos, con el beneficio de obtener créditos del sector financiero formal.

La única base gravable que estarían ampliando es en el cobro de impuestos a las colegiaturas, que como ya lo hemos comentado antes va en contra de toda lógica de desarrollo e inversión en el Capital Humano.

Por otro lado, el incentivo de pagar de manera escalonada las cuotas y los impuestos para subirse a la formalidad se ve complicada.

Es un hecho que algo se tiene que hacer, pero creo que las propuestas deben de incluir aspectos desde cómo eliminar la corrupción hasta cómo dar incentivos fiscales para las pequeñas empresa con el ánimo de subirse a la formalidad.

 

ppenia@itesm.mx


Link corto: http://bit.ly/1g5swbC