Índice de Progreso Educativo 2013

30 noviembre, 2013

Hace algunos días el Instituto de Innovación Educativa del Tecnológico de Monterrey dio a conocer el segundo informe sobre el progreso educativo en México.

Este informe presenta el Índice de Progreso Educativo (IPE) en una escala del 1 al 10 y abarca el periodo del 2008 al 2013.

Los indicadores que componen este IPE son la Calidad, la Cobertura y el Logro Escolar.

La calidad se mide mediante el dividiendo el total de alumnos con rendimiento bueno y excelente en español y matemáticos sobre el total de alumnos que presentaron la prueba ENLACE.

La cobertura se mide dividiendo el total de alumnos que asisten a la escuela por nivel educativo sobre el total de individuos en el grupo de edad por cada nivel educativo; y el logro se mide dividiendo el total de años efectivos de estudio sobre el número de años a cursar por nivel educativo.

De esta manera, tenemos que a nivel nacional el IPE  pasó de 6.8 en el 2012 a 6.9. Por componente del IPE tenemos que la calidad pasó de 1.8 a 3.3 del 2012  al 2013, la cobertura pasó de 8.4 a 8.7 y el logro pasó de 8.8 a 8.9.

Podemos observar que la calidad educativa fue el componente que tuvo mayor crecimiento de 1.8 a 3.3 con respecto al año anterior.

Esto porque el porcentaje de alumnos con desempeño bueno/excelente en la prueba ENLACE se mejoró de manera importante. Los estados en los primeros cinco lugares de IPE en el 2013 son: Baja California, Sonora, Distrito Federal, Baja California Sur y Tabasco.

Y los últimos cinco estados son: Oaxaca, Michoacán, Guerrero, San Luis Potosí y Veracruz. Creo que no es sorpresa ver que Oaxaca está en último lugar y el componente de calidad educativa es el principal reto que tiene, con un índice de 1.8 mientras que la media nacional es de 3.3. Por otro lado, el índice de calidad educativa en la educación secundaria es la más baja en el estado de Oaxaca (0.49) aunque a nivel nacional también es la más baja con un índice de 1.9, comparado con 4.2 en primaria y 3.9 en educación media superior.

En resumen,  el mayor reto que tenemos en el país es el mejoramiento de la calidad del sistema educativo nacional – no es sorpresa! Y principalmente en Secundaria.

Por otro lado, la reforma educativa reciente más que ser una reforma en el proceso de enseñanza-aprendizaje es principalmente una “reforma laboral” en la docencia; sin embargo, era urgente hacer este tipo de cambios en la estructura laboral, para eliminar las inercias  perniciosas en el aparato burocrático de los sindicatos.

Aun me es difícil entender cómo es posible que la mayoría de los profesores que conozco que se encuentran laborando en el sistema educativo nacional, entienden perfectamente la necesidad de capacitarse, de competir por plazas y de mantenerse en un mejoramiento continuo; sin embargo, los líderes sindicales no lo entienden! A mi no me cabe duda que la mayoría de los profesores, sobre todo aquellos profesores que hacen su trabajo con pasión, desean mejorarse para hacer mejor su trabajo y entregarse a sus alumnos; pero me es difícil entender cómo hay otros profesores – o se dicen profesores – que se escudan en estructuras anacrónicas que no aportan valor a las necesidades que enfrentamos en el país en el tema de educación.

Sin lugar a dudas tenemos muchas cosas que mejorar, comenzando con los sueldos, prestaciones, capacitación y herramientas de trabajo para los profesores en zonas rurales, e incluso en zonas urbanas, pero también tenemos que aceptar que la educación integral y el cambio cultural no se dará solamente con mejores profesores y con más aulas, se dará desde el hogar y en la convivencia comunitaria.

Mi punto es que, de nada serviría por ejemplo que pudiéramos cambiar a todos los profesores de primaria en México, si no tenemos una sociedad que respete leyes, que valore el emprendimiento, y que exija resultados y transparencia a sus gobernantes.

Ya dimos un paso importante en esta reforma educativa-laboral, ahora necesitamos hacer cambios realmente sustanciales en técnicas didácticas, contenidos y en mecanismos que desarrollen el pensamiento critico y el razonamiento de nuestros alumnos; mientras no lo hagamos, seguiremos teniendo resultados mediocres en las pruebas ENLACE, o PISA o cualquier otra prueba que se ponga para evaluar el desempeño y la calidad educativa en México.

Éste índice de progreso educativo mide el avance en algunos indicadores del sistema educativo nacional, pero creo que estamos muy lejos para decir que realmente tenemos un progreso educativo en el país.

 

ppenia@itesm.mx


Link corto: http://bit.ly/1b41zDh