¿Salvarán al Casino de Hermosillo?

31 agosto, 2013

Los rumores corren desde hace días y nadie hasta el momento se atreve a desmentir lo que parece ser inminente.

Nos referimos a la instalación y posible apertura de un casino de juego en lo que fue por décadas el centro social de la élite capitalina: El Casino de Hermosillo.

Las bodas, bailes, vendimias, conciertos, showers, primeras comuniones, desayunos, convenciones, reuniones partidistas y políticas, pasarán a la historia para dar paso a las máquinas de juego, las apuestas deportivas y en algún momento las mesas de black jack, póker y la concurrida ruleta.

De nada habrá servido la ley anticasinos que con tanto alboroto se lanzó semanas atrás por parte del Congreso estatal y que al parecer es hasta el momento letra muerta.

De nada tampoco habrán sido útiles las protestas de cientos de accionistas del Casino quienes se oponían a que el inmueble fuera convertido en un centro de vicios sin contar con su previa aprobación.

Tampoco parece haber tenido fruto la disidencia que inició un grupo de propietarios encabezados por el abogado Héctor “Yeto” Acedo Valenzuela, quien se enfrentó a ex directivos del Casino que tras bambalinas entregaron el casino mediante un jugoso contrato de arrendamiento por diez años.

Todo indica que la nueva dirigencia llegó a un acuerdo con la empresa Winport, la cual patrocina el establecimiento de apuestas, y en una asamblea se pretende aprobar el contrato de renta por parte de los socios y proponer la venta del inmueble para que los nuevos dueños no batallen.

Según los indicios, Acedo Valenzuela y demás directivos llegaron a la conclusión de que costaría mucho tiempo y dinero echar por tierra el contrato de arrendamiento que se firmó con la anterior directiva y en donde se repartieron jugosos anticipos.

La instalación de un centro de apuestas, en lo que ha sido el Casino de Hermosillo, será una burla para la comunidad y no solo para los socios que por años han luchado por mantener la operación de este antiguo y tradicional inmueble.

Pondrá además en ridículo a la ley anticasinos que promovió el diputado priista Samuel Moreno Terán para evitar la apertura de casas de apuestas en plena ciudad y a corta distancia de escuelas, iglesias y zonas habitacionales.

El pasado viernes 30 de agosto debió llevarse a cabo la asamblea en donde se tomaría una decisión final, esperamos los accionistas hayan logrado acuerdos a favor de los hermosillenses y no de inversionistas foráneos que inundaron a Sonora de casinos de apuestas para esquilmar a familias y disparar el número de ludópatas.

Que pena que así ocurra y que las autoridades no hagan lo necesario para impedir que Sonora caiga en manos de las mafias del juego y las apuestas.

¿Será qué hay demasiado poder y dinero detrás de esta actividad?

 

Comentarios a  healy1957@gmail.com


Link corto: http://bit.ly/17qOrWH