Solo un ciudadano con expectativas

18 marzo, 2015

RamonPachecowebPor Ramón Pacheco.- Importante el irnos adentrando en el calor de la contienda por la gubernatura de Sonora y conocer poco a poco actitudes, capacidades, habilidades y propuestas de los interesado(as) en semejante distinción.
Independientemente de comentarios anexos y muchas veces inconexos, contender a la gubernatura de un Estado es una distinción, aunque ésta haya sido otorgada por un reducido y exclusivo grupo de personas.
Ante la situación de urgentes necesidades en las que se desenvuelve nuestro Estado, me pregunto: ¿Qué tipo de campañas esperamos nosotros los ciudadanos cotidianos, cansados ya de discursos sin contenidos más allá de la crítica y ataque al contrincante?
Tengo el presentimiento que esta dinámica irá en aumento y que aún nos esperan muchas sorpresas no necesariamente del todo agradables.
Me pregunto otra vez: ¿Tiene el ciudadano sonorense buenas expectativas, esta vez, de un futuro mejor?
Creo más bien que lo que tiene y expresa es una indiferencia sin expectativa alguna. Los candidatos(as) deben mostrar preocupación por esta actitud y sentir social, trocando lo superfluo y tangencial de un discurso por el compromiso y el contrato social.
La política debiera dignificar al ser humano, pero por alguna razón esta correlación dejó de ser significativa, prácticamente desde el principio, en la mayor parte de los casos.
Otra pregunta: ¿Quien ofrecerá más? Sin duda ello será reflejo del que tenga mayor imaginación, ya sea derivada de la genialidad de la juventud o de la sabiduría de una edad más avanzada.
Pero la imaginación debe conducir a realidades no solo a construir sueños sin anclas en una certidumbre lo más precisa posible.
Soy sonorense por adopción y ciudadano sonorense por convicción.
Me interesa lo que pasa en mi Estado y trato de participar en todo lo que me sea posible.
Recibí una formación política y disciplina partidaria en mis tiempos estudiantiles, y aunque no me dedico a la política sino a la ciencia, opino y confirmó mi posición crítica y propositiva como perenne modo de acción.
Hacer política es una cuestión de honor, donde debieran caber solo damas y caballeros aptos, inteligentes, responsables, honestos, conscientes de sus fortalezas, de sus oportunidades, de sus deficiencias y de sus amenazas.
Eso queremos, eso necesitamos los votantes y también los no votantes. No es mucho pedir después de todo.
Quiero seguir siendo un ciudadano con expectativas ciudadanas.
Consideró que sigue siendo un sentimiento valido. Ahora, los candidatos(as) tienen la palabra; pero su palabra de honor.
Investigador del CIAD. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores, Nivel III, y de Academia Mexicana de Ciencias.
(rpacheco@ciad.mx / @rpacheco54)


Link corto: http://bit.ly/1O70PjD