ABC, lo que debió pasar…

Por Enrique Zavala Urquides.- En este hipotético pero sustentado análisis, por supuesto la tragedia no debió pasar, los niños no debieron morir ni salir lesionados, la autorización y operación de la guardería debió cumplir con toda la normatividad y reglamentos, así mismo las autoridades responsables debieron actuar con la máxima diligencia. ¡NO lo hicieron!.

Lo que debió pasar hubiera evitado el incendio y muertes, el sufrimiento de los padres, la indignación social y la vergüenza como sonorenses que un acto de esa magnitud trágica ocurriera aquí, en Hermosillo Sonora el 5 de junio de 2009 y ¡SIGA IMPUNE!, hoy a 12 años de lo acontecido debemos pensar en lo que debió pasar para que no se repita….

Fincar responsabilidades

El haber definido responsables y culpables claramente, sin titubeos al margen de corrupción parentescos e intereses debió pasar, además de forma puntual y expedita, actuar en consecuencia por las autoridades responsables, aplicar las leyes “caiga quien caiga”, al fin y al cabo, la justicia es ciega, eso debió pasar indubitablemente.

No fue así, a los verdaderos y principales responsables se les “protegió”, intencionalmente, quedando impune este terrible y trágico acto, se debió proceder contra los 13 funcionario de los 3 niveles de gobierno como lo proyecto el ministro de la SCJN Arturo Saldívar, se debió proceder a fondo contra el presidente municipal de Hermosillo, el gobernador de Sonora, al director del IMSS, contra los dueños de la guardería, con un castigo ejemplar para que se haga justicia e inhiba la repetición de acto.

Indemnizar y reparar el daño

Ante una tragedia de esa magnitud se violaron múltiples derechos humanos y se causaron también irreparables daños, como es la muerte misma, aunque México reconoció los derechos del PACTO DE SAN JOSE hasta junio de 2011, todos esos derechos humanos debieron reconocerse retroactivamente en todo su alcance jurídico, ¡NO FUE ASI!…

Los daños materiales y declaración de victimas fue letra muerte, nunca ha habido una DISCULPA PUBLICA (menos una privada), por ejemplo, más aún no se ha reparado de forma justa e integral el daño moral a los padres de familia, a quienes se uso y manipulo en varias instancias para proteger a los verdaderos responsables, se lucro oficialmente con el dolor ante la urgencia y perdida, los victimizaron también, así mismo se violaron sus derechos consagrados en el artículo primero constitucional y muy en especial el artículo 64 de la Ley General de Víctimas. Esto tampoco se respeto.

Conclusión

Hoy a doce años de la tragedia debemos reflexionar, debemos pensar en lo que debió pasar, no solo como un relato trágico e histórico, sino para prevenirlo y que no se vuelva a repetir, debemos pensar en todo lo que se debe hacer, en todo lo que se debe cuidar, para proteger la integridad de los niños, así como de cualquier persona.

Estamos en la era de los derechos humanos, en el caso de la guardería ABC, fueron violados un gran número de ellos, en especial el más preciado EL DERECHO A LA VIDA, lo más grave es que los daños son de imposible reparación por la magnitud del caso, pero deben mover nuestras conciencias para reconocer todo aquello que se hizo mal y no se vuelva a repetir, eso sí ¡que se haga justicia!…. ¡ni más, ni menos!.

“Nuestros candidatos no tienen ninguna responsabilidad en el tema de la guardería, por lo tanto, no tenemos por qué esperar un voto de castigo”. 

—Arnoldo Ochoa. Ex secretario de organización del CEN del PRI. Junio 2009.

Ezavalaurquides@gmail.com                                                                          @Enrique62633871                                     (Tel. 6623-53.38.41)

Compartir