Amenaza inflación con amargar la navidad

Por Javier Villegas Orpinela.-El Banco de México subió la tasa de referencia en tres cuartos de punto porcentual para ubicarla en 9.25 por ciento reconociendo así que la inflación en México va para largo.
En el último trimestre de 2022 que acaba de iniciar, las expectativas no avizoran que la inflación pierda fuerza en el corto plazo e incluso amenaza con encarecer aún más la cena de Navidad y complicar la famosa cuesta de enero.
El banco central, que tiene el objetivo de mantener la inflación en 3 por ciento con un rango de variabilidad de un punto porcentual al alza o a la baja, ha revelado que la inflación en México convergerá a ese nivel hasta finales del 2024.
Los pronósticos oficiales para los siguientes meses indican que puede haber presiones inflacionarias que no se han identificado u otras que se han subestimado.
Para los economistas, uno de los factores que podría estar incidiendo en la inflación es que las empresas están trasladando los costos de alimentos e insumos a los consumidores, ya que en la pandemia, para cuidar los ingresos, mantuvieron costos que ya son insostenibles.
“Las empresas en distintos giros no pudieron trasladar las presiones inflacionarias en 2020 y 2021, cuando la economía estaba más débil, pero ahora que la economía se está fortaleciendo y lleva una senda de crecimiento, está siendo más fácil para las empresas recuperar esas pérdidas”, explican los teóricos económicos.
Otro factor de riesgo para la inflación es el posible aumento al salario mínimo en los siguientes meses. Desde que inició el Gobierno de López Obrador, cada año se ha incrementado el salario de los trabajadores que ganan menos, a tasas de doble dígito y algunos especialistas están estimando un alza del 20 por ciento promedio para el 2023.
De concretarse estos incrementos, las empresas deberán subir los precios de sus productos y servicios trasladando los costos al usuario final, generándose así un círculo vicioso.
¿Ayudará en algo el Buen Fin de finales de noviembre?
Los economistas consideran que si bien el periodo de ofertas del Buen Fin podría ayudar a reducir los precios de algunos bienes y servicios, no será suficiente para contener los altos niveles de inflación.
La reducción de precios en dicha campaña es transitoria y se revierte en el mes siguiente. No hay un alivio permanente.
Cierto que el consumo privado ha tenido un buen desempeño en los primeros meses de este año, sin embargo, se espera que al final de este 2022 se enfríe por las mayores tasas de interés y por los altos precios de materias primas.
Además, una inflación más abultada implica muy posiblemente tasas de interés más altas y eso conlleva a una menor demanda de crédito y consecuentemente en un menor consumo.
Para el cierre de este año se espera que la tasa de interés de Banxico cierre en niveles de 10.5 por ciento aunque entidades financieras como Bank of America anticipan que la tasa llegue al 11 por ciento.
“La tormenta de precios” en el País le seguirá de frente por lo que las fiestas decembrinas carecerán del brillo que las ha hecho famosas.

jvillegas@correorevista.com
Twitter: @JvillegasJavier

Compartir