Amenazantes las tasas y la inflación

Por.- Javier Villegas Orpinela.-El Banco de México advierte que persisten riesgos hacia delante en el sistema financiero en el País que podrían intensificarse en los próximos meses y afectar su buen funcionamiento.

En su ‘Reporte de la Estabilidad Financiera’, Banxico indica que entre los riesgos están que las condiciones financieras globales se tornen más restrictivas y volátiles, por un aumento mayor a lo anticipado en las tasas de interés y la inflación en algunas economías avanzadas.

Otros riesgos son una recuperación de la economía global con mayor heterogeneidad entre sectores y países, así como la debilidad prolongada de la demanda interna en México y reducciones en la calificación soberana y de Pemex.

Un aumento mayor al previsto en la inflación podría detonar un retiro anticipado de los estímulos monetarios en algunas economías, y un endurecimiento de las condiciones financieras elevaría los costos de financiamiento de las empresas, hogares y gobiernos, afectando la recuperación económica, principalmente en economías emergentes como la nuestra.

La volatilidad en los mercados globales que se pueda dar, será el reflejo del posible fin de los estímulos fiscales que han otorgado las economías más avanzadas, principalmente Estados Unidos, además de alzas anticipadas en las tasas de interés.

“Esta movida de tapete” viene de la mano del aumento en las tasas en varias economías, además del fin de los apoyos fiscales.

Hasta ahora la tenue recueración económica se ha dado gracias a los estímulos monetarios por parte de diversos bancos centrales, lo que ha permitido un financiamiento relativamente barato de la recuperación, pero las presiones inflacionarias de los últimos meses ponen en riesgo que se llegue a encarecer el costo del dinero.

Según Banxico aunque se haya mitigado en el corto plazo el riesgo de rebajas a la calificación soberana de México, el año entrante (al menos dos calificadoras) podrían realizar ajustes que nos afectarían.

Si bien ha habido una ratificación de la calificación de riesgo soberano para el Gobierno Federal por las tres principales calificadoras (Moody’s, S&P y Fitch Ratings) en los últimos trimestres persiste una perspectiva negativa en dos de ellas, y se sigue manteniendo como un posible escenario de estrés una reducción en la calificación crediticia.

El reporte del banco central apunta que los probables ajustes en la calificación soberana y la de Pemex podrían complicar el acceso a los mercados financieros, aumentar las primas de riesgo y encarecer la entrada al financiamiento del gobierno, así como de las instituciones financieras y empresa que residen en México.

Y mientras el ala monetaria en el País ve difuso el panorama de corto y mediano plazo, el ala fiscal estrena secretario en Hacienda con miras a reactivar la economía nacional.

Independientemente de la cruda realidad, el Presidente López Obrador instruye a su amigo Rogelio Ramírez de la O. a mantener la política macroeconómica, evitar el alza de la inflación y de la deuda, así como apoyar el rescate de Pemex. 

Una auténtica carta a Santoclos en pleno verano y en medio de una problemática económica nacional que no cede.

jvillegas@correorevista.com                          Twitter: @JvillegasJavier

Compartir