«Bateo libre fiscal» después de las elecciones

Por Javier Villegas Orpinela.- Con la novedad no tan nueva de que el Gobierno federal ha empezado a enseñar “los dientes” sobre lo que empezaría a hacer tan pronto pase el “Día D”, o séase la elección intermedia del domingo 6 de junio.

Una primera señal de que las nuevas jugadas no tendrán nada de populares o de suaves, la ha descrito el secretario de Hacienda Arturo Herrera.

Hace unos días el fiscalista número 1 del País no se anduvo por las ramas y anunció que la decisión de realizar una reforma tributaria se tomaría después de las elecciones.

El funcionario aseguró que el Gobierno federal está en conversaciones con las entidades sobre sus necesidades fiscales, lo que ayudará a tomar una decisión de si hay condiciones para eventuales cambios de corte fiscal.

Analistas han estimado que una reforma hacendaria podría dejarle al País hasta tres puntos del Producto Interno Bruto (PIB) en recaudación extra.

Herrera también explicó que los estímulos económicos aprobados en Estados Unidos, de 1.9 billones de dólares, tendrán efectos benéficos en la economía de México, un País que envía más del 80 por ciento de sus exportaciones a la Unión Americana.

El titular de la SHCP acaba de estar con los banqueros en la 84 Convención Nacional Bancaria y ahí defendió los estimados de crecimiento de su dependencia.

Herrera recordó que en el 2020, Hacienda estimó una caída de 8 por ciento, mientras que algunos bancos esperaban retrocesos mayores al 10 por ciento.

Ahora, en 2021 la expectativa de Hacienda es de un rebote de 4.6 por ciento y el mercado va en esa dirección. 

El consenso de recuperación de los Especialistas del Sector Privado para 2021 es de 3.67, según los distintos grupos de análisis que encuesta el Banco de México (Banxico). En el caso de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), se espera que México crezca 4.5 por ciento.

El funcionario federal se vanagloria diciendo que el consenso del sector privado para el 2021 ya rebasó los pronósticos de Hacienda.

Y subraya que esto es importante porque es una muestra de que 2021 será un año mucho mejor y de que Hacienda puede hacer pronósticos con las mejores técnicas independientemente de cuál pueda ser el sentimiento temporal del mercado.

Empero debe advertirse que tales pronósticos alegres podrían entristecerse en un “santiamén” si la dependencia hacendaria le mueve fuerte a la anunciada reforma tributaria.

El actual Gobierno lopezobradorista se ha caracterizado por ser de mano dura contra el mercado cautivo de contribuyentes, aduciendo que se tiene que ser así porque en el pasado eran muy blandos con los de arriba y las concesiones “se daban a manos llenas”.

Antes de las elecciones AMLO se ha contenido de no salir con nuevos gravámenes y porcentajes porque está en plena temporada de enamoramiento de las mayorías, pero es un hecho que pase lo que pase el 6 de junio, se desahogará fiscalmente contra todo lo que se mueva en el País. Así que “pecho tierra”.

jvillegas@correorevista.com                          Twitter: @JvillegasJavier

Compartir