Caso Julián Assange

Por Sergio Alonso Méndez.-La Noticia:La justicia británica aprueba la orden de extradición de Julián Assange a Estados Unidos… (elpais.com).

Comentario:
No es un hecho que Assange vaya a una prisión en Estados Unidos. Todavía faltan algunos eventos. Lo que ocurrió fue que una jueza británica dejó la decisión de extraditar o no en manos de la ministra británica del interior Priti Patel. Quienes la conocen dicen que la ministra es de corte conservador y muy probablemente tome la decisión de extraditar. Y aún así, Assange todavía podría apelar. Por lo que el caso va aún para largo. Lo que hizo la juez fue descartar los argumentos de que enviar a Assange a Estados Unidos implica un alto riesgo a la vida del prisionero por la posibilidad de suicidio. ¿Las cárceles de Estados Unidos son peores que la de alta seguridad en el Reino Unido donde se encuentra en la actualidad Assange? Dense una vuelta por los Ceresos mexicanos.

En cualquier modo, la posibilidad de la extradición para el famoso fundador de WikiLeaks aumentó considerablemente. ¿Qué le esperaría en los Estados Unidos? Nada menos que 18 cargos, entre los cuales se encuentra el de espionaje, que datan del año 2010. Recordemos que por esas fechas se refugió en la embajada de Ecuador y radicó ahí por más de siete años. También huía de un cargo de violación contra una mujer sueca, pero ese cargo ya fue descartado por el gobierno sueco por haber transcurrido mucho tiempo. Según Assange, el cargo de violación fue manufacturado con propósito de encarcelarlo. El punto es que ya solo enfrenta los cargos asociados a la publicación de documentos confidenciales, entre los que se encuentran algunos asociados a la invasión de Irak y Afganistán por parte de Estados Unidos.

Existe todo un movimiento de apoyo para Assange: “Free Assange.” Este movimiento, junto con sus abogados, defienden el punto de vista que Assange, como periodista, tiene derecho a clamar por la libertad de expresión y el público tiene derecho a conocer la verdad. Es un punto difícil de rechazar, sobre todo por aquellos que achacan a los Estados Unidos intereses imperialistas. ¿Cómo no se van a conocer los argumentos secretos del gigante abusador?

Está la contrapartida, incluidos los Estados Unidos, que declaran que los secretos existen para proteger a la gran mayoría. Que al exhibir documentos confidenciales se pusieron en riesgo las vidas de patriotas. Lo privado es lo privado y no existe derecho a ser exhibido. Todos tienen (¿tenemos?) secretos. Por ejemplo, una sargento americana robó documentos del ejército para ser exhibidos en WikiLeaks. ¿Se vale que cualquier empleado a disgusto con su patrón exhiba las fórmulas, patentes u otra información delicada, solo porque existe el medio para ello?

Julián Assange personifica este debate: #LiberenAssange o no importa cómo se sabe, lo importante es saber, versus #CondenenAssange o los secretos existen por alguna razón. ¿A qué opción pertenece usted?

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas
salonsomendez@gmail.com

Compartir