Crecimiento vendrá de EU y las remesas

Por Javier Villegas Orpinela.- Si la economía mexicana crece este 2021, será por obra y gracia de Estados Unidos y de las “benditas remesas”, no precisamente por un plan emergente del Gobierno mexicano ni por el repunte de las inversiones en el País.

Esta es la cruda realidad para nuestra nación que tendrá que subirse a la ola del principal socio comercial y “mendigar” de los paisanos que en su momento tuvieron que salir huyendo de México en busca de oportunidades en tierras del Tío Sam.

La Secretaría de Hacienda estima que la economía mexicana crecerá este año 5.3 por ciento; el Presidente López Obrador presume que el alza será de más del 5 por ciento

En este entorno de “pronósticos alegres”, el IMEF recalcula sus expectativas y ahora dice que el País terminará reportando un alza del 4.5 por ciento.

En días recientes, distintas instituciones nacionales y extranjeras incrementaron sus expectativas de recuperación para México.

El concenso de los especialistas encuestados por Banxico incrementó su expectativa del PIB de 3.6 por ciento a 4.6 por ciento.

Dichos incrementos se han justificado principalmente por un aumento de las importaciones mexicanas ante la recuperación acelerada de Estados Unidos.

De igual forma, el IMEF subió también su expectativa de recuperación del empleo formal a 400 mil nuevos puestos, cuando el mes pasado era de 388 mil.

Entre sus miembros (del IMEF), la estimación más optimista es de 600 mil fuentes de trabajo generadas, mientras que el pronóstico más pesimista es de 250 mil.

Sobre el tipo de cambio al cierre del año, pasó de 20.87 pesos por dólar en marzo a 20.83 pesos por dólar en abril.

En cuanto a la inflación, la estimación aumentó de 3.9 por ciento a 4 por ciento, con el estimado más optimista de 3.3 por ciento y el más pesimista de 4.9 por ciento.

Dentro de toda esta cascada de estimaciones, juegan un papel preponderante: EU y las remesas.

La economía más grande del mundo crecería este año 6.5 por ciento mientras que las remesas seguirían tan dinámicas como el año pasado.

Para Moodys, México avanzará 5.5 por ciento gracias a una fuerte demanda de exportaciones mexicanas en EU. Aquí también le aporta el repunte económico local visto en el cuarto trimestre de 2020.

Moody’s detalló que el sector de la construcción se mantiene muy por debajo de los niveles de 2019, cuando el ramo ya estaba a la baja debido a la prolongada debilidad de la inversión.

La firma prevé, además, que la demanda interna en México seguirá siendo lenta por la inversión persistentemente débil y un mercado laboral también débil que pesa sobre el consumo.

Al final de cuentas la recuperación mexicana terminará siendo “importada” y el Gobierno mexicano adoptará esta mejoría como si el esfuerzo hubiera sido interno.

La persistente incertidumbre que provoca la 4T sigue golpeando la confianza de inversionistas y empresarios, por ello la economía nacional se mueve casi nada de forma autónoma.

jvillegas@correorevista.com                          Twitter: @JvillegasJavier

Compartir