De buenas la Secretaría de Hacienda

Por Javier Villegas Orpinela.-Los analistas económicos de la Secretaría de Hacienda andan de muy buen humor; tan de buenas que para el próximo año estiman un crecimiento del PIB de hasta un 3 por ciento y para este 2022 uno del 2.4 por ciento.
De acuerdo al Paquete Económico 2023, la economía mexicana crecerá máximo 3 por ciento y no 3.5 por ciento como había estimado el pasado mes de marzo la dependencia que encabeza Rogelio Ramírez de la O.
“Se prevée que, en el 2023, el crecimiento real del PIB alcance un rango de 1.2 a 3 por ciento y que el precio promedio de la mezcla mexicana de petróleo se ubique en 68.7 dólares por barril”, señala la SHCP en sus Criterios Generales de Política Económica 2023, que forman parte del Paquete presentado el pasado jueves 8 de septiembre.
Para los economistas oficiales, el alza en el PIB se dará gracias a la inversión en infraestructura que se ha estado llevando a cabo en la región sur-sureste del País desde 2019, con lo que se espera aumentar el crecimiento económico promedio de la región.
Según Hacienda, los proyectos insignia del Gobierno federal están iniciando su fase de conclusión, por lo que han empezado a generar efectos positivos sobre el empleo, el crecimiento regional y el combate a la pobreza.
Los pronósticos del PIB que subrraya el Paquete Económico 2023, contrastan significativamente con los que han calculado y publicado los economistas del sector privado.
Para este influyente gremio, la economía en el 2022 crecería 1.9 por ciento cuando mucho y para el 2023 algo así como 1.3 por ciento.
Evidentemente los analistas de Hacienda están viendo otra realidad que difiere de forma importante con el resto de los mortales.
Y por ello “las cuentas alegres” siguen siendo la constante en este Gobierno encabezado por la 4T.
El entorno internacional está movido y la inestabilidad golpea a las economías grandes, medianas y sobre todo a las pequeñas.
En la postpandemia México luce débil y por tanto la recuperación es lenta, así lo evidencían los número del Inegi.
La gobernanza en el País, caracterizada por una política divisoria entre ricos y pobres así como entre empresarios y sector público, golpea el “rebote técnico” que debía haber tenido el PIB nacional después de superada la emergencia sanitaria.
Lamentablemente las cosas siguen de cabeza, pero no obstante “los números alegres” siguen en el discurso oficial.
Tan confiados están en que la recuperación esta a la vuelta de la esquina que indican que el crecimiento de México lo explican (para los hacendarios) tres factores:
1.- El desempeño del empleo y el aumento de los ingresos laborales reales.
2.- El aumento de la capacidad productiva derivada de la mayor inversión privada y pública.
3.- El dinamismo del sector externo que impulsará las exportaciones manufactureras y los ingresos del exterior por remesas y turismo.
El caso es que los del gabinete económico lopezobradorista están de fiesta, tanto así que también esperan que la galopante inflación empiece a ceder desde finales de este año para cerrar el 2023 en un “fantasioso” 3.2 por ciento. ¿Cuál estanflación?

jvillegas@correorevista.com
Twitter: @JvillegasJavier

Compartir