De la soberanía y la seguridad alimentaria-2

Por Ramón Pacheco Aguilar.-Continuando con el tema de mi contribución de la semana próxima pasada donde comente sobre la Seguridad Alimentaria (SA), hoy continuo haciendo una serie de precisiones que nos ayudarán a comprender un poco más sobre los diferentes componentes de dicho tema. Recordemos que la SA se refiere a la disponibilidad, acceso y presencia de los alimentos en nuestra mesa, en todo tiempo y lugar, y, por supuesto, de la capacidad financiera para adquirirlos. Luego entonces, la SA significa el acceso de todas las personas a una alimentación inocua y nutritiva que les permita llevar una vida sana. ¿Pero, que otros componentes están involucrados?
La SA se integra por cuatro dimensiones, a saber: 1) Accesibilidad social diferenciada. 2) Disponibilidad. 3) Estabilidad del suministro y 4) Optima utilización biológica. Aún más, ellas incluyen otros varios aspectos a considerar, como: Estructura demográfica, cambios en el consumo, distribución y concentración de la población, organización territorial, especializaciones del trabajo, relaciones comerciales, capacidad productiva y sustentabilidad de los recursos naturales. Como vemos, es un tema que debe incluir una visión multifactorial, transdisciplinaria y holística, sobre todo.
Una premisa insalvable es que la producción alimentaria actual en nuestro País más las importaciones, deben superar a la demanda. Entonces, para enfrentar los retos de la SA nuestras opciones son: 1) Atenuar la vulnerabilidad con el modelo actual que garantiza la disponibilidad a costa de una creciente dependencia externa. 2) Garantizar la accesibilidad en condiciones de desigualdad y pobreza, y 3) Claridad en el uso y consumo alimentario con claras repercusiones en el beneficio físico de los consumidores.
¿Son las kilocalorías que representan la porción comestible de todos los alimentos producidos anualmente en México más las importaciones, considerando todos los desperdicios por malos manejos, suficientes para satisfacer la demanda anual calórica de la población nacional considerando los diferentes estratos de edad? Pareciera un cálculo complicado, pero no lo es; solo, laborioso. ¿Existe esta estadística? Por ejemplo, durante el 2020 la producción nacional de alimentos del sector agropecuario, pesquero y acuícola fue de 237’755,306 toneladas; considerando solamente el 30% de desperdicio, se reducen a 166’428,714 toneladas ¿Cuántas kilocalorías representan? ¿En qué porcentaje satisfacen la necesidad calórica de 130 millones de mexicanos?
Actualmente existen muchas corrientes que limitan, para bien o para mal, la producción alimentaria. Al respecto debemos ser críticos, pero también muy analíticos, poniendo las repercusiones inherentes en una muy buena y objetiva balanza, carente de prejuicios, voluntarismo y fanatismo, pues con el hambre y la salud no se juega. Para producir mas alimentos debemos de pasar de la fase extensiva a una intensiva, por lo que hablar de agroquímicos, semillas mejoradas, OGM y uso eficiente del agua, es obligado. Sobre estos espinosos y controversiales temas comentaré en próximas contribuciones. (Múltiples publicaciones fueron consultadas para esta contribución).

Compartir