‘Desmantelan’ la Secretaría de Hacienda

Por Javier Villegas Orpinela.- Con la llegada de Rogelio Ramírez de la O a la Secretaría de Hacienda se renovaron algunas piezas clave de la influyente dependencia.

Al talento humano dejado por el ahora ex titular Arturo Herrera, le dieron las gracias el pasado jueves 2 de septiembre; un día después del triunfal Informe de Gobierno del Presidente López Obrador.

Con estos cambios Ramírez de la O pretende afianzar de la mejor forma posible la segunda mitad del alicaído sexenio lopezobradorista, lo cual se ve poco probable.

En una primera criba, se movieron a los titulares de cuatro puestos de alta jerarquía.

Fernando Renoir Baca Rivera fue designado como titular de la Unidad de Coordinación con Entidades Federativas.

Egresado de la Universidad Autónoma de Sinaloa, el también académico estuvo como director de área A en la Auditoría Especial del Gasto Federalizado en la Auditoría Superior de la Federación.

Para la Unidad de Crédito Público, Hacienda designó a María del Carmen Bonilla Rodríguez. El Congreso debe aprobar ambos nombramientos.

De ser así Bonilla Roríguez se se convertiría en la primera mujer en ocupar el cargo.

En la dependencia, Bonilla Rodríguez fue directora general de Captación en la misma Unidad de Crédito Público, donde administró el portafolio de deuda pública del Gobierno federal.

También diseñó e implementó las dos colocaciones de los bonos sustentables soberanos de México en 2020 y 2021, y diseñó Bondes F, el nuevo instrumento denominado en pesos.

Para la Unidad de Banca, Valores y Ahorro se nombró a Alfredo Federico Navarrete Martínez, quien fue tesorero general de Nacional Financiera, y asesor económico en la Secretaría de Hacienda, entre otros cargos.

Para la Unidad de Seguros, Pensiones y Seguridad Social se designó a Héctor Santana Suárez, quien ejerció como subdirector de Relaciones Internacionales en el Issste y director general de Análisis de Coyuntura en la Presidencia de la República.

La Secretaría de Hacienda es la dependencia encargada de poner en práctica la política fiscal del Gobierno federal.

En términos generales, Hacienda puede mover la palanca de los impuestos con el propósito de solucionar distorsiones en la economía y para accesarse ingresos con el propósito de reforzar cualquier estrategia macroeconómica.

La otra palanca de Hacienda es la de las transferencias y concesiones que alivian necesidades sociales y del sector productivo.

En el actual sexenio la SHCP se ha manejado de bajo perfil ya que por indicaciones presidenciales ha dejado de lado las políticas anticíclicas habituales en momentos de crisis económica y en tiempos de emergencias sanitarias como la actual.

El primer secretario de Hacienda con López Obrador, el economista y matemático Carlos Urzua, no quiso moverse de acuerdo al ritmo marcado por Presidencia y por ello terminó abandonando el barco. Su sucesor Arturo Herrera se sujeto a los mandatos de la 4T y poco hizo al frente de dependencia. Ramírez de la O podría dar un buen golpe de timón, pero las expectativas son poco alentadoras toda vez que el Presidente mantiene su postura anti-empresarial.

Por tanto, los cambios directivos en “la catedral” del poder fiscal mexicano, podrían salir sobrando.

jvillegas@correorevista.com

Twitter: @JvillegasJavier

Compartir