Drama en frontera de México y EU

Foto: Facebook / President Joe Biden
Foto: Facebook / President Joe Biden

Por Sergio Alonso Méndez.-

La Noticia: 

Un niño migrante perdido ilustra el drama en la frontera de México y Estados Unidos… (elpais.com).

Comentario:

La primera acción de Joe Biden como presidente de los Estados Unidos, o al menos una de las primeras acciones, fue la de suspender la construcción del muro fronterizo. Eso y el mostrarse amigable con los “dreamers” envió una señal potente, sin dejar de ser falsa, a Centroamérica: “Este presidente no es como Trump, este sí acepta la inmigración.” Tal vez ya se haya arrepentido. De hecho, ya declaró, dirigiéndose a los migrantes: “No vengan.” Pero quizás ya es demasiado tarde. Los migrantes están llegando por miles a la frontera.

Tan solo en marzo se contabilizaron 170,000 personas migrantes detenidas por la guardia fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés). De ellos, el 11% son niños o adolescentes sin familiares. Y es que ahora esa es la estrategia: los niños. Ya sea solos o con familiares, los niños apelan al buen corazón de los americanos para no regresarlos a su país. Trump la pasó mal cuando corrieron videos de niños enjaulados. La nueva administración americana busca tratarlos mejor, pero se está viendo rebasada. ¿Cómo dar un veredicto en 72 horas de expulsión o liberación a un niño extraviado?

Algunos migrantes siguen a la antigüita contratando coyotes que los guían por veredas desérticas del sur de Estados Unidos hasta alguna ciudad en la cual perderse y asimilarse. Pero lo actual es simplemente cruzar el Río Bravo por la noche para entregarse en el otro lado a las autoridades y solicitar asilo. 

Un reportero del diario español El País acompañó en el recorrido a un coyote y documentó la estrategia. Lanchas inflables con grupos pequeños de migrantes cruzan el Río a la vista de las autoridades migratorias del otro lado. En cuanto desembarcan, los guardias los conducen a centros de detención para establecer su situación. Una fila para niños sin acompañantes y otra para familias. Los niños son alojados en tiendas temporales. No son jaulas, pero el hacinamiento es notorio.

La clave para permanecer en los Estados Unidos es convencer a un juez de que corren peligro en su lugar de origen y las historias de la crueldad de la Mara Salvatrucha abundan. Y la cantidad de migrantes a procesar complican la organización.

Muchos son enviados en avión de regreso a sus países, pero otros alcanzan el “sueño americano” por haber logrado tentar el corazón de las autoridades. La administración de Biden no la tiene fácil. Si tan solo 170,000 llegaron en un mes, ¿a cuánto ascenderá el número en un año? No solo la violencia en los países de origen, sino también la situación económica precaria por la pandemia mueve a los migrantes. ¿Qué tan desesperadas estarán las familias centroamericanas que son capaces de enviar a sus niños solos? Ya Biden solicitó a Kamala Harris poner atención al tema, en el cual México está involucrado. Sin duda le pedirá a López Obrador que endurezca la frontera sur. Tema complicado.

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas

salonsomendez@gmail.com

Compartir