El prófugo, el desaparecido y el encarcelado

Por Enrique Zavala Urquides.-Es curioso y de llamar la atención, el cómo cambia la vida de ciertos políticos, que estuvieron “ENCUMBRADOS” y que han venido a menos, son quienes, por sus propios errores y ambiciones de poder, hoy son motivo de “chunga” y “memes”…
Es sumamente grave, lo que ha pasado con los fallidos excandidatos presidenciales, que perdieron el 2018 contra AMLO, que serán recordados como el rap de “Ricky Rickin canallin”, el Bronco “mocha manos” y el “descafeinado” excandidato del PRI.
El prófugo y el desaparecido.
Sin duda el prófugo y desaparecido son Ricardo Anaya Cortes que tiene hoy un proceso en la FGR. Al cual ser resiste a rendir declaración, solo se la pasa en redes lanzando advertencias y amenazas “sin ton ni son”, en lugar de declarar y defenderse por la vía legal…
El desaparecido es José Antonio Meade Kuribreña, excandidato presidencial del “exinvencible PRI”. Que se encuentra no solo desaparecido de la política, sino de cualquier actividad pública, siendo un “gris personaje” que quiso ser presidente de la Republica con pésimos resultados, creo los peores de la historia para su partido.
El encarcelado
El mas llamativo de todos es el encarcelado, quien es el “famoso bronco” de Nuevo León, exgobernador de aquella entidad, Jaime Rodríguez Calderón, ese “folclórico personaje” de la política nacional, que ahora deberá rendir cuentas, por sus “tropelías electorales”, constantes exabruptos y excesos presupuestales. ¡a ver que resulta!…
Por lo pronto el Bronco, seguirá en el “bote”, ya que un Juez de Control vinculó a proceso al exgobernador Jaime Rodríguez calderón y resolvió remitir la carpeta de investigación a un Juez de Distrito, debido a que la defensa argumentó que el presunto delito electoral del que se le acusa es de orden federal, no local.
Conclusión
Es curioso como “el mundo de la política da bruscas vueltas” para sus protagonistas, a veces de forma peliculesca o chusca, eso pasa con algunos políticos como estos que contendieron contra Andrés Manuel López Obrador y perdieron, que cayeron en desgracia, que hoy enfrentan dos de ellos acusaciones y procesos judiciales, ya sin posibilidades reales de regresar a los primeros planos, estar en “bote”, olvidados o procesados y señalados como criminales.
Los casos del “prófugo, el desaparecido y el encarcelado”, demuestran todo lo sucio de la política en México, donde “muchas cosas cambian para no cambiar”, es el gatopardismo político, es grave, muy grave, que ciertos políticos vivan en la simulación, donde las cosas “chuecas, torcidas y perversas que provocan, ¡NO SEA LO IMPORTANTE QUE SUCEDAN, SINO QUE NO SE SEPAN!…. ¡Ni más, ni menos!.

“El político debe ser capaz de predecir lo que va a ocurrir mañana, lo que va a ocurrir el mes próximo, el año que viene, y ser capaz de explicar después, por que no han ocurrido” (Winston Churchill).

Compartir