En lugar del T-MEC, la guerra en Ucrania

Por Javier Villegas Orpinela.-El Presidente López Obrador había prometido usar el desfile del 16 de septiembre para responder los reclamos de Estados Unidos y Canadá sobre el T-MEC, en lo que él interpreta que se trata de un intento por quedarse con el petróleo de México.
Al clásico estilo de personajes dictatoriales como Francisco Franco, Mao Zedong o Benito Mussolini, el mandatario mexicano anticipaba que en los festejos patrios les hiba a poner un hasta aquí a los dos socios norteamericanos, principalmente a EU.
A mediados del pasado mes de julio, AMLO dedicó tres días a tratar extensamente el tema: en el primero, se burló con una canción de Chico Ché, en el segundo, acusó un complot político en contra de su Gobierno y en el tercero, subrrayaba que daría puntual respuesta a los reclamos el 16 de septiembre, durante el desfile militar.
Esto, porque son fechas en que se celebra la independencia de México y el tabasqueño convirtió el tema en un ataque a la soberanía, en un intento por despojar a México del petróleo y en un afán por arrodillar a su Gobierno, cuando se trata de una revisión de condiciones de un tratado comercial.
Y se llegó el día… y no pasó nada de nada; el Presidente mexicano haciendo uso de los malabares que lo han hecho famoso y lo tienen viviendo en Palacio Nacional, se sacó un As bajo la manga y dirigió sus misiles para otra parte.
En sus afán de aparecerse ante las tribunas mundiales como el gran estratega conciliador, López Obrador reprobó el papel de “las grandes potencias” frente a la invación de Rusia a Ucrania.
Desde el Zócalo capitalino y ante los militares que desfilaron con motivo de la Independencia de México, el mexicano acusó que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) tiene un papel ornamental en el conflicto.
López Obrador lanzó la crítica acompañado de los ex Presidentes Evo Morales y José Mujica, sus invitados de honor a la vez que agradeció la presencia de familiares del “Che” Guevara y se comprometió a seguir exigiendo la liberación de Julian Assange.
El Jefe del Ejecutivo criticó a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) por negar a Ucrania ser parte de ella, pero al mismo tiempo ofrecerle armas.
AMLO anunció que en los próximos días Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores (y también presidenciable), presentará ante la ONU su propuesta para lograr una tregua de cuando menos 5 años aprobada por el consejo de seguridad.
El tabasqueño propuso un comité para el diálogo y la paz el cual estaría integrado por los jefes de Estado de la India, el Vaticano y el secretario general de la ONU.
“Me refiero el Primer Ministro (Narendra) Modi, de la India, el Papa Francisco y Antonio Guterres. Se debe buscar el cese de la hostilidad y (buscar diálogo) entre Zelensky y Putin”.
¿Qué tan en serio se toma al Presidente mexicano en el mundo?
Se le reconoce su enjundia populista, pero por su actuar divisorio y amenazante, se le ve cada vez más delirante y peligroso. México a la deriva.

jvillegas@correorevista.com
Twitter: @JvillegasJavier

Compartir