Enhorabuena Dra. Plancarte Martínez

Por Ramón Pacheco Aguilar.- La Universidad de Sonora es el Alma Mater de nuestro Estado; la mejor universidad no solo de Sonora, sino de todo el noroeste de México. 

Posicionada, además, entre las primeras 13 universidades del País y clasificada en el ámbito internacional por su calidad académica.

Sin duda un avance constante desde su fundación aquel lejano 1942, potenciado en lo que llamo su periodo de mayor avance a partir de 1991. 

Me gusta hablar de mi universidad porque presumo de conocer su historia, al menos aquella de la que he formado parte cuando con mis primeros 19 años, corriendo el mes de diciembre de 1973, pisé por primera vez su campus, siendo cautivado desde entonces por ese espíritu que hace su grandeza.

Mi vida como estudiante transcurrió bajo su Ley Orgánica 103; mientras como docente, bajo la Ley 4. Contrastes agudos entre ambas leyes, donde cada una de ellas sirvió a su época histórica y circunstancia. 

Su rica y dinámica historia nos conduce al día de hoy, cuando con júbilo, orgullo y satisfacción, celebramos la designación de la Dra. Rita Plancarte Martínez como su Rectora para el periodo 2021-2025; la primer Mujer Universitaria en ocupar tan honrosa distinción.

La Dra. Plancarte Martínez representa ahora a toda la Comunidad Búho y a la mejor institución de enseñanza superior de todo el noroeste. 

Sonora debe saber que su universidad está en muy buenas manos y que todos, universitarios y no, cerraremos filas en torno a su liderazgo académico e idoneidad de su equipo de trabajo.

Los retos que vienen son a la vez, fuertes, interesantes y necesarios. 

Del enfoque y visión que de ellos tenga, y de las acciones conducentes para su solución exitosa, dependerá el presente y futuro inmediato de la institución. Pero de eso se trata, por ello mismo su interés en ser su Rectora.

La experiencia de vida que continúa brindándonos la pandemia claramente mostró la necesidad que tiene la universidad de actualizar su infraestructura física, sistemas y procedimientos para responder a las nuevas modalidades de trasmisión el conocimiento en sus componentes teórico y práctico.

De igual forma, la internacionalización de su oferta educativa y la profesionalización de la actividad de transferencia y concurrencia del conocimiento, serán temas que se tendrán que atender a la brevedad, complementando las acciones que al presente se han implementado exitosamente. 

Con gran consideración, es necesario aceptar que después de 30 años la Ley 4 que rige la vida interna de la universidad y que es garante de su autonomía, requiere, como toda ley perfectible, renovarse y actualizarse en lo necesario. 

La responsabilidad en este proceso es muy grande, pues se debe tener el compromiso primario de toda la comunidad de garantizar el avance continuo al que estamos acostumbrados. 

Aprovecho la oportunidad que me brinda este espacio para felicitar y reconocer la excelencia académica y propuestas de todos los candidatos que participaron en el proceso, a la vez que reitero mi felicitación a la Dra. Plancarte Ramírez.  

(rpacheco@ciad.mx / @rpacheco54)

Compartir