Expulsa competencia a Citigroup de México

Por Javier Villegas Orpinela.-Un 17 de mayo del 2001 el corporativo financiero estadounidense Citigroup selló la compra de Banamex-Accival, en ese entonces el segundo banco más grande de México luego de que BBVA Bancomer le arrebatara el primer lugar.

Hace casi 21 años dicha operación se acordaba por 12 mil 500 millones de dólares, incluyendo acciones.

El precio pagado fue en su momento el más alto recibido por una empresa mexicana.

Específicamente la venta del Grupo Financiero Banamex-Accival (conocido entonces como Banacci) requirió el pago en efectivo de 6 mil 250 millones de dólares y el resto de lo acordado se cubrió con títulos de validez bursátil.

Se dijo que con esta operación Citigroup elevaba en un 25 por ciento su negocio financiero procedente de países emergentes.

El grupo neoyorkino es uno de los pocos que mantiene una presencia constante en los países iberoamericanos desde hace décadas.

Su visión mundial ha sido indiscutible; tradicionalmente tiene en su consejo de administración a reconocidos funcionarios de experiencia tanto en el sector privado como en el público.

El año que se vendió Banamex, Citigroup tenía en sus filas a Robert Rubin, ex secretario del Tesoro en Estados Unidos, y a William Rhodes, quien fuera el principal interlocutor estadounidense en las negociaciones para reestructurar la deuda latinoamericana en la década de los ochentas.

La operación de compra del 2001 fue favorablemente ruidosa y trajo a México beneficios de corto plazo al revalorizarse el tipo de cambio. Los analistas de Wall Street recibieron la noticia con comentarios favorables y consideraron adecuado el precio pactado. Dos décadas después, esta historia da un vuelco de 180 grados.

Ahora el Citi ha salido a decir que vende el banco consentido de muchos mexicanos y aclara que se deshace de los negocios minoristas. Esto significa que los estadounidenses se quedan con la parte corporativa del negocio financiero.

Con la salida de Citigroup de la banca de consumo y empresarial en México, el banco estadounidense los pone a la venta bajo la marca Banamex, operación que incluirá sus sucursales, Afore, aseguradora, negocio de tarjetas de débito y crédito.

La institución financiera asegura que sus clientes no se verán afectados por esta decisión y seguirán operando con normalidad.

¿Qué significa que la agrupación financiera estadounidense se deshaga de Banamex?

Sencillamente que el consorcio neoyorkino tiene otros planes al enfocarse en los negocios de “gran calado”.

Tambien significa que Citigroup ya le ha sacado suficientes ganancias a Banamex.

De acuerdo a expertos, los estadounidenses recuperaron su mega-inversión en el banco mexicano como a los siete años.

Y tal recuperación fue por demás sobresaliente, por no decir jugosa.

En suma, Citigroup se va de México porque lo expulsa la competencia y porque quiere más rentabilidad.

Debe decirse que del 2001 a la fecha Banamex se aplicó en expandir en México todo su portafolio de negocios financieros, pero no pudo con los banqueros españoles que se la saben de todas todas en el terreno de la banca minorista.

Banamex está a un tris de pasar a las filas de uno de sus asérrimos competidores; probablemente un banco español.

jvillegas@correorevista.com

Twitter: @JvillegasJavier

Compartir