Golpea la inflación al consumo

Por Javier Villegas Orpinela.-Durante el primer trimestre del año la mayoría de las empresas empezaron a sentir una reducción en el consumo debido al avance inflacionario y a una actitud de mesura de la población que está más a la defensiva luego de la pandemia.
A nivel País no sólo Netflix está perdiendo suscriptores, también le está pasando lo mismo a Telcel que reportó una baja de 39 mil líneas pospago durante los primeros 90 días de este 2022.
Así que por la alta inflación están sufriendo el mundo del entretenimiento y también el de las telecomunicaciones, entre otros rubros.
Resulta que en estos complicados tiempos los usuarios se están volviendo más precavidos en su gasto y evitan adherirse a un plan que obligue a pagar mensualidades, por ello el prepago ha aumentado.
Otro factor que inhibe la activación de planes de pospago son los equipos móviles que, por lo general, vienen asociados al adquirir un plan de telefonía.
Se estima que un perjudicado más en esta coyuntura será la nueva generación de tecnología móvil que es el 5G, lo que hará que su implementación en México sea todavía más lenta.
Expertos consideran que el entorno de incertidumbre económica que se ha venido gestando desde la pandemia, y que continúa ahora con la inflación, ha cambiado el comportamiento de consumo en los usuarios, quienes se vuelven más precavidos.
Las personas tienen muchísima incertidumbre, no saben si mañana van a contar con empleo, si les van a pagar, si habrá un recorte de personal o si la canasta básica se va a seguir encareciendo.
Y además, las familias saben que tienen que priorizar la salud y la alimentación por encima de los servicios de conectividad. La educación puede esperar.
Al cierre de 2021, en México existían 132.4 millones de líneas móviles, de las cuales el 82.8 por ciento están bajo el esquema de recargas y sólo 17.2 por ciento en el de pospago.
Los analistas aseguran que otro cambio de hábito que trajo la pandemia es aumentar el tiempo de uso de los dispositivos móviles, pues antes en menos de un año los usuarios adquirían un nuevo dispositivo, pero ahora ha crecido hasta casi 26 meses y prevén que pueda aumentar el plazo de reemplazo.
Ante las claras evidencias de que la inflación empieza a desanimar el consumo en el País, el Presidente López Obrador acaba de activar un plan de rescate llamado “Paquete Contra la Inflación y la Carestía” (Pacic).
De entrada el objetivo de este Paquete es congelar y en su caso reducir los precios de 24 productos de la canasta básica que impactan el 70 por ciento del consumo de las familias con los menores ingresos.
Productores, distribuidores y tiendas de autoservicio le entraron al Pacic, luego de que el Gobierno federal les prometiera mantener los precios de combustibles, los costos de casetas de peaje y rebajarles aranceles estratégicos.
La medida de contención suena bien, pero ha sido calificada de limitada.
Por ello el consumo continuará deprimido y la economía seguirá frenada en tanto la inflación no regrese a niveles de por lo menos 5 por ciento.
jvillegas@correorevista.com
Twitter: @JvillegasJavier

Compartir