La comunicación entre Ciencia y Política (Parte 1)

Por Ramón Pacheco Aguilar.-Mi presente comunicación deriva de un documento que leí tiempo atrás (https://ethic.es/articulistas/eduardo-oliver), el cual describe la experiencia española en el arduo camino a transitar cuando se quiere colocar a la ciencia y la política en el mismo plano o escenario de acción en beneficio del desarrollo social y económico. En aquel país como en el nuestro, el asesoramiento legislativo sigue siendo una tarea pendiente; sin embargo, el legislativo español ya se dio cuenta de ello, mientras el nuestro sigue sin saber de que se trata, o lo que es peor, no le importa saberlo. Nuestros/as legisladores son unos sabelotodo; desafortunadamente, ese es su (pobre) mensaje.
El documento plantea diez ideas para mejorar la comunicación entre ciencia y política, entre el centro de la soberanía popular (el legislativo) y la comunidad científica española, que bien podríamos importar. Hoy tocaré solo los cinco primeros dejando los complementarios para la próxima semana. A saber: 1- Entender la dinámica del asesoramiento científico.- Este se daría en un entorno político plural, como lo es el legislativo, donde todos los grupos tendrían acceso al mismo conocimiento y buscarían soluciones a retos a medio o largo plazo.
El asesoramiento ofrecería a los diputados herramientas para un debate más informado y un mejor escrutinio a la acción del gobierno central (Ejecutivo). 2- Promover interacciones entre científicos y políticos.- Si bien científicos y políticos trabajan en entornos muy distintos, pasarían más tiempo juntos favoreciendo el reconocimiento y la empatía mutua, la comprensión de sus limitaciones y una mejor comunicación.
Los diputados visitarían los centros de investigación y los científicos vivirían la dinámica y experiencia del Congreso, lo que los llevaría a debatir temas de relevancia social. Fomentar el vínculo ciencia-política no debe ser patrimonio solo del Ejecutivo. Cuanto más plurales sean los actores y los formatos, mayor riqueza y fortalecimiento del ecosistema gobierno-ciencia-sociedad se lograría. 3- Sintetizar las evidencias científicas en un lenguaje apropiado.- El asesoramiento científico requiere presentar las evidencias en un lenguaje claro y comprensible a público no experto como lo son los/as diputados. 4- Explicar el método científico y las incertidumbres.- Lo anterior es clave para que los/as diputados conozcan también las limitaciones de la ciencia y evalúen la credibilidad de las evidencias científicas en la toma de decisiones sin esperar respuestas a preguntas que la ciencia todavía no puede contestar.
Es necesario comunicar el grado de incertidumbre, los consensos científicos y los elementos donde la ciencia aún está dividida. 5- Ciencia para la política, no política científica.- Los políticos solo piensan en las próximas elecciones mientras los científicos centran sus demandas en la gestión y financiación de la investigación, por demás siempre insuficiente. El asesoramiento científico debe centrarse en cómo la ciencia puede ayudar a la gestión política de los diputados delegando la política científica a otros actores, gestores y políticos directamente implicados en ella (Ejecutivo, Secretaría de Educación, CONACYT, Consejos Estatales de Ciencia y Tecnología, etc.). Asesorar y abogar son dos cosas diferentes.
El Congreso del Estado de Sonora cuenta con una Comisión de Ciencia y Tecnología (CCyT). Hace años tuve un acercamiento con quien en aquel entonces fungía como el presidente de la misma. De un par de reuniones no paso, ni prospero en algo. Esta Comisión sigue sin hacer absolutamente nada cuando debiese ser la figura, la tribuna, el trampolín, para este vínculo ciencia-política.
No requerimos; es más, no pedimos legisladores científicos, solo legisladores que hagan su trabajo y que tengan una mínima idea de lo que es la ciencia y todo lo que hay detrás de ella. Mucho trabajo llevó el crear la CCyT. Ser legislador/a miembro de esa Comisión lleva implícito un gran compromiso social y responsabilidad política. Pero, me pregunto si los tienen identificados.

Compartir