La mayéutica ¿Qué es?

Por Ramón Pacheco.- Debiera ser el método de aprendizaje por excelencia. Las autoridades educativas presumen que lo es, pero cuan alejado esta de serlo.

El término “mayéutica” significa literalmente el “arte de dar a luz” (ayudar en el parto), por lo que una analogía con el proceso de aprendizaje sería el ayudar al hombre/mujer en su proceso de “parir al conocimiento” a través del dialogo.

Sócrates empleaba su método de enseñanza basado en el diálogo y la dialéctica (discusión), que constaba de dos componentes complementarios: la ironía y la mayéutica, con lo que  estimulaba a sus discípulos a encontrar sus propias respuestas.

La mayéutica, conocida también como mayéutica socrática, consiste en la utilización del diálogo para llevar a la verdad. 

La mayéutica se complementa con la ironía como forma para dar a conocer al interlocutor su ignorancia sobre los temas y activar la curiosidad.

Provoca, a través del diálogo, un razonamiento inductivo que llevaría finalmente a una verdad universal. 

Luego entonces, la mayéutica socrática pretende ayudar a dar a luz al conocimiento verdadero a través de preguntas que conducirán al interlocutor a darse cuenta de sus propios errores y encontrar su propia secuencia de preguntas lógicas hasta llegar a una verdad irrefutable. Implica, pues, la ironía de aceptación de la propia ignorancia.

La mayéutica como método educativo consiste en hacer las preguntas apropiadas con tal de guiar al alumno para que reflexione y sea capaz de encontrar en su mente conceptos tácitos que subyacen en ella.

Lo Induce para que llegue por sí mismo a las conclusiones correspondientes. Siempre he presumido de ser socrático, pero francamente desconozco como Sócrates manejaba y controlaba su paciencia, su júbilo o su desilusión en la convivencia con sus alumno/as.

En mi experiencia de muchos años en el aula he experimentado esos tres estados de ánimo.

El método de aprendizaje al que habíamos estado, equivocadamente, acostumbrados es el de la memorización y el “acto de Fe”.

Aunque teóricamente ese método es parte del pasado, francamente creo que aún no nos hemos sacudido completamente del mismo. ¿Pero, de quién es la culpa?  Pretender encontrar al culpable nos conducirá, sin duda, a discusiones bizantinas y decisiones salomónicas; tal vez, maniqueas.

Aplicar la mayéutica tiene, desde mi punto de vista, como premisa verdadera la confianza en el conocimiento previo adquirido.

Confianza en su verdad y en la seguridad y aceptación de que toda verdad tiene fecha de caducidad. 

La verdad absoluta, la actual, no va más allá de ser una verdad parcial, que podrá ser refutada o complementada mañana o tal vez pasado mañana. 

El mejor ejemplo que tengo de ello son la teorías atómicas existentes desde Demócrito, Dalton y Thomson, hasta la moderna con Schodinger, Einsten y Heisenberg entre otros. O incluso, más a la mano, la idea ancestral de átomo de Leucipio como partícula indivisible. 

El conocimiento hay que llevarlo hasta la raíz, para que realmente sea conocimiento, dice el método de aprendizaje rizomático. 

¿Qué tanto se identifica este método con la mayéutica socrática? Próximamente comentaremos sobre ello.

(rpacheco@ciad.mx / @rpacheco54)

Compartir