Las dos tapaderas de Sonora

Por.- Enrique Zavala Urquides.- La etapa de transición gubernamental ha iniciado, escuche atento el mensaje del gobernados electo de Sonora, Dr. Alfonso Durazo Montaño, en relación con reunión con el gobierno actual, donde se anunció que se instalara una comisión mixta para el efecto, me llamo la atención, aunque no se dijeron cuales fueron “los acuerdos transexenales”.

Me pareció relevante porque hay dependencias de gobierno, que, aunque autónomas son muy costosas y prácticamente no tienen resultados concretos, o bien beneficios tangibles para Sonora que tiendan a su transformación, espero que en las dependencias que citare se haga algo, de otra forma sin una procuración de justicia y fiscalización eficiente es imposible gobernar y transformar Sonora.

La Fiscalía

En este sexenio la procuraduría de justicia se convirtió en “Fiscalía autónoma”, los resultados han sido mínimos, continua la impunidad y tiene un sistema anacrónico y corrupto para “impartir justicia”, empieza con los ministerios públicos, con el área de atención temprana que es sumamente tardía…

La operación de la fiscalía nos cuesta a los sonorenses mas de mil ochocientos millones de pesos al año, es decir ¡150 millones de pesos mensuales, 5 millones de pesos diarios!, pero lo que es brutal es el pésimo servicio que prestan y sus mínimos resultados, mas bien se vive de una comunicación social maquillada y efectista, con ¡pésimos resultados!.

El Instituto Superior Auditoria y fiscalización (ISAF)

La fiscalización de los recursos es toral para Sonora, pero no hacerlo de una forma “eficientista y encubridora”, con acciones tendenciosas y “leguleyas”, para darles salidas a los MALOS SERVIDORES (as) PUBLICOS Y MALANDROS, para acabarla de amolar, el ISAF ¡tiene 274 burócratas y nos cuesta 280 millones al año!, “otro elefante blanco”…

De los anterior tengo literalmente “los pelos de la burra” en la mano, sin embargo, eso será tema de otra de mis columnas, haciendo énfasis exclusivo en el análisis técnico jurídico AJ/06/2020, mismo que corresponde a denuncia de mi parte, misma que seguiré hasta sus últimas consecuencias, será solo sobre la operación del ISAF.

Conclusión

Las dos dependencias tanto el ISAF como la fiscalía son tapaderas de múltiples trapacerías, la primera es como la “carabina de ambrosio”, revisa para no revisar, fiscalizar para no castigar, la segunda es la cloaca de las injusticias, los negocios por encargo, así como la justicia a la carta y selectiva.

Ojalá que el gobernador electo haya tocado esos dos temas TRANSEXENALES con el actual gobierno, que sea uno de los centros de la función de esa comisión mixta y su equipo de transición, porque sin tener el control y supervisión de la Fiscalización de los recursos, así como de la impartición de la justicia Sonora seguiría en “LA TOTAL IMPUNIDAD!…. ¡Ni más, ni menos!.

“Contra la injusticia e impunidad, ¡ni perdón, ni olvido!”.

Bertolt Brecht

 

Compartir