Los ácidos grasos esenciales Omega 3 y 6

Por Ramón Pacheco Aguilar.-Los ácidos grasos (AG) son tan solo un tipo de moléculas, relativamente sencillas, que forman parte de un amplio y variado grupo de compuestos orgánicos con estructuras y composición diferente denominados lípidos, cuya única característica en común es el no ser solubles en agua. Los AG son moléculas lineales que forman una cadena hidrocarbonada compuesta básicamente de carbón, hidrógeno y un grupo carboxílico responsable de su naturaleza ácida, de ahí su nombre. Existen AG pequeños de tan solo cuatro carbonos denominados de cadena corta como el butírico que encontramos en la mantequilla, y muy largos como aquellos que contienen 22 denominados de cadena larga, como el docohexaenoico mejor conocido como DHA, que encontramos en el pescado. Los AG, en términos generales, se dividen en dos grupos, los llamados AG saturados (AGS) y los AG insaturados (AGI).
Es importante mencionar, como un aspecto medular, el que los AG no se encuentran libres en la naturaleza ni en nuestro organismo; no los queremos libres, tampoco en los alimentos que consumimos por su alta “reactividad” y potencial toxicidad. Los AG siempre deberán estar “unidos” a otras moléculas formando estructuras moleculares más complejas dentro de la clasificación general de lípidos.
Los AG esenciales omega 3 y 6, los cuales vienen siendo muy populares en los últimos tiempos, son AGI de cadena larga (18, 20, 22 carbonos), denominados también AG poliinsaturados (AGPI) por sus múltiples insaturaciones, como es el caso del linoleico (con 2), el linolénico (con 3), el araquidónico (con 4), el EPA (con 5) y el DHA (con 6). Son esenciales por dos características relevantes. La primera, es que no pueden ser sintetizados por nuestro organismo como todos los demás AGS y los AGI con una sola insaturación como el oleico u omega 9. La segunda característica de su esencialidad es el ser precursores de moléculas complejas de gran importancia fisiológica para el buen funcionamiento de nuestro organismo, con actividades bien definidas.
Bien sabemos que la bioquímica y fisiología de nuestro organismo está controlada por “tres sistemas” que podríamos decir son independientes entre ellos. El primero y más importante, y sobre el cual no abundaré en esta contribución, es el sistema nervioso central (SNC); el segundo, es el endócrino que involucra las conocidas e indispensables “hormonas” (tampoco abundaré), y finalmente el tercero que no tiene un nombre específico, pero es en el cual están involucrados los AG esenciales omega 3 y 6. Este sistema es la primera trinchera de repuesta/defensa del cuerpo ante los estímulos del ambiente que nos rodea. De estos AG derivan los compuestos denominados “leukotrienos”, “tromboxanos” y “prostaglandinas”, responsables primarios de la respuesta a estímulos físicos del exterior como la luz y la temperatura, pero también a condiciones como la salud de nuestra piel o la respuesta corporal a situaciones sociales complicadas como cuando nos ruborizamos o nos ponemos rojos de vergüenza o se nos “enchina” la piel. Por cuestiones de espacio presento dos ejemplos. Uno: Cuando hay poca luz ambiental la pupila del ojo aumenta su tamaño para captar más luz; cuando hay mucha, lo disminuye. Cuando hace mucho calor nos vemos “chapeteados” pues nuestros vasos sanguíneos se dilatan para eliminar más fácilmente el calor corporal; cuando hace frío, se contraen para guardar el calor producido por el cuerpo y por ello nos vemos “morados”. Estos son tan solo dos eventos que nos muestran la importancia de estos AG esenciales, pero hay más, mucho más. Ya tendremos oportunidad de comentar sobre ello.
Pero ¿qué alimentos son ricos en estos AG? Principalmente los productos pesqueros en general, de ahí la popularidad de las cápsulas de aceite de pescado; pero también, los aceites vegetales que utilizamos comúnmente para cocinar. Entonces, a comer pescado.

Compartir