Los candidatos y la ciencia sonorense

Por Ramón Pacheco Aguilar.- Ahora sí nos encontramos en plenas campañas por la gubernatura nuestro Estado. Son seis los/a suspirantes por dicho “puesto”; sin embrago, la competencia se reduce no a tres, sino tan solo a dos. 

Las probabilidades del resto de lograr la meta son muy reducidas tendiendo prácticamente a cero. No obstante ello, su participación en la contienda es una manifestación de la riqueza de la democracia como el mejor vector de la expresión popular.

Las formas y los modos de inicio de campaña de los punteros dejo mucho que desear. Del arranque espectacular esperado, con contenido y propuesta, solo tuvimos un espectáculo barato carente de todo, solo colmado de ataques y descalificaciones al contrincante, aunque fuesen ciertos. 

Los problemas de nuestro estado siguen siendo los mismos de tiempo atrás, pero eso no justifica que los mensajes sigan siendo, también, los mismos. 

Los candidatos no pueden ser geniales porque la genialidad es un atributo de los/as jóvenes; pero tampoco son sabios, aunque debieran, no obstante los largos periodos en que se han desempeñado como políticos, no necesariamente políticos profesionales, solo políticos.

Pero hay que oírlos, escucharlos y aguantarlos, que le vamos hacer. Discursos meramente enunciativos sin compromisos, metas e impactos mesurables en el tiempo. Sus alocuciones tienen un común denominador: son iguales.

Creo que no es lo que merecemos. Para ellos, el show debe continuar.

Dentro de esta mediocridad que deseábamos fuese suprada, sigue habiendo un tema que se mantiene como el gran ausente: la ciencia sonorense. 

Me pregunto si han pensado en ella, en qué hacer con ella, como ayudarla, como impulsarla, como aprovecharla. Me temo que no. Así que los que nos dedicamos a la actividad científica en Sonora seguiremos esperando, llegado el momento, otros seis años más.

Pero pensando optimistamente ¿qué podrían hacer si cambiasen de actitud? Por ejemplo, y para empezar de manera inmediata: 1) Hacer que la nueva Ley de Ciencia y Tecnología (versión corta de su título) deje de ser letra muerta como lo fue su predecesora; 2) Crear el Sistema Sonorense de Investigación (contemplado en la Ley); 3) Cambiar la adscripción del Coecyt de la Secretaria de Economía al Ejecutivo; 4) Crear el Centro de Análisis Integrador de Soluciones (CAIS) como apoyo trans-disciplinario para la solución de los problemas relevantes del estado; 5) Crear la Casa de la Ciencia; 6) Incrementar el apoyo presupuestal estatal a las universidades públicas del estado con programas de investigación consolidados; 7) Apoyar presupuestariamente a los Centros Públicos de Investigación en el Estado; 8) Crear el portafolio de patente sonorenses y buscar colocarlas en el mercado internacional; 9) Promover la formación del Patronato Empresarial de Apoyo a la Investigación Científica; 10) Impulsar la creación de la Semana Estatal de la Ciencia; 11) Garantizar que todos los jóvenes doctores sonorenses que concluyen sus estudios se coloquen en las universidades, centros de investigación o empresas del Estado.

Sin duda, mucho más habría que hacer. Y, para terminar, yo solo les pido a los “aspirantes”, que, si no tienen ideas de como apoyar a la ciencia sonorense, tengan al menos voluntad de hacerlo.

(rpacheco@ciad.mx / @rpacheco54)

Compartir