Los que antes fueron vicios, ahora son costumbres

Ilustrativa.

Por Enrique Zavala Urquides.- La LEY NATURAL y los derechos fundamentales son inmutables, absolutos para ser respetados por todo ser humano, así como deben ser observados y practicados por toda sociedad que se considere civilizada, es obvio que eso no pasa con la moral social, con la ética torcida, víctima de los vicios que hoy son costumbres.

Por ejemplo, tanto la raíz latina de la palabra moral como el origen griego de la palabra ética tienen un común denominador: la costumbre. Tan es así, que la ética es a menudo definida como la doctrina de las costumbres, costumbres que se han convertido en libertinaje social.

Realidad mediática

Ahora bien, si las costumbres sufren un cambio sustancial, ¿implicará ello una alteración en los valores éticos y morales de una sociedad determinada?, porque si eso es así nos llevaría a vivir en el RELATIVISMO ABSOLUTO, como ejemplo, nos sucede en los medios, donde una mentira repetida se vuelve verdad, al menos para aquellos “que no tienen dos dedos de frente”…

La verdad mediática nos tiene atrapados, mediante un pernicioso vicio que es la retórica embustera, que es un engaño masivo pero que “sin embargo se mueve”, es una mentira que toleramos, que sufrimos de forma diaria y creciente, ya no digamos en la “politiquería”, esa mentira es más grande en función del medio, del comunicador, de los escrúpulos que tenga, de sus recursos económicos o bien del tamaño del “CHAYOTE”….

Realidad en redes sociales

Los vicios que ahora son costumbres en redes sociales son innumerables, van desde el simple chisme hasta la calumnia y la injuria desatada, pero además por ser casi invisibles y anónimos los autores, se convierte en impunes “francotiradores”, vicio tan peligroso como común, que es agravado que aquellos que replican “FAKE NEWS”….

Las redes sociales son muy útiles, son una maravilla de la cibernética e informática, sin embargo, es víctima del libertinaje, la falta de decoro y recato, al usarse como VERDADERAS ARMAS de destrucción masiva, no solo de reputaciones, sino que se convierten en verdaderos asesinos de la VERDAD.

Conclusión

Es obvio que hay VALORES INMUTABLES como la decencia, la honradez, la integridad, el respeto, la solidaridad, la lealtad, la subsidiaridad etcétera, que han sobrevivido a través (y a pesar) de las ideologías y los regímenes más diversos. Sin embargo, en nuestra actualidad esos valores están en peligro de extinción ante TANTO VICIO QUE SE CONSIDERA COSTUMBRE. Las drogas entre muchos mas que hasta se legalizan….

A nosotros como ciudadanos, madres o padres de familia, hermanas y hermanos, conocidos, vecinos y amigos, no nos queda más que resistir, no nos queda más que predicar con el ejemplo, no nos queda más que reconocer y evitar los vicios a los cuales “nos hemos acostumbrados como sociedad”, porque el comportamiento humano no es como la física, “donde es todo relativo”, ¡en la vida diaria hay principios y valores absolutos que deben respetarse y practicarse!… ¡Ni más, ni menos!.

“La fe en valores absolutos, por ilusoria que sea, me parece una necesidad vital”

Thomas Mann

 

Compartir