Maduro de nuevo presidente

La Noticia: 

El presidente comienza su segundo mandato hasta 2025 con un país sumido en una crisis sin precedentes… (elpais.com).

Comentario:

No cabe duda que la ambición de poder es fuerte en la naturaleza humana. Nicolás Maduro, un ex chofer de autobús, ex líder sindical, ex funcionario de la administración del finado Hugo Chávez, inicia su segundo período como presidente de un país en caos, aferrándose al poder y negando neciamente ser culpable, o al menos, tener parte de la culpa, de los desastres en Venezuela.

En lugar de hacerse a un lado y permitir que alguien con más legitimidad (y capacidad) intente enderezar el rumbo del país, Maduro insiste en que su visión y filosofía política son suficientes, aunque hasta el momento han probado no serlo.

El Fondo Monetario Internacional proyecta una inflación asombrosa de 10’000,000% para este 2019 si no existe un cambio en el rumbo económico. Se estima que 3.3 millones de personas han emigrado de Venezuela, casi la mitad de ellas a Colombia. 

La Asamblea Nacional, democráticamente electa y sustituida posteriormente por una Asamblea Nacional Constituyente formada a modo por partidarios de Maduro, promete en este año buscar la destitución del presidente en lo que se anticipa como un conflicto potencialmente violento. 

La comunidad internacional en su mayoría desconoce este nuevo mandato de Maduro y prohíbe el ingreso de este y de sus funcionarios a muchos países.

Esta comunidad internacional que le rechaza y que no hará negocios con Venezuela en tanto Maduro esté en el poder, está encabezada por Estados Unidos por supuesto, pero también por la Unión Europea y el Grupo de Lima.

Este último está compuesto por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú. 

Si bien México también pertenece a este grupo creado en agosto del 2017 exclusivamente para encontrar una solución pacífica y no intervencionista a la crisis en Venezuela, el nuevo gobierno encabezado por López Obrador decidió no firmar la última declaración en la que se desconoce el nuevo periodo presidencial de Maduro. 

Según los analistas del periódico El País, esta postura de México fue un “balón de oxígeno” para Nicolás Maduro (incluso gritó “Viva México” en su toma de protesta). 

La mayoría de los mexicanos, aún en fase de romance con López Obrador, aprobaron la decisión basada en la filosofía juarista de “no intervención.”

Aunque tal vez no está claro que la Declaración Oficial del Grupo de Lima establece claramente en sus enunciados “el respeto total a las normas de la ley internacional y al principio de no intervención” (énfasis propio). 

Es un grupo formado para presionar y buscar negociadamente salidas a la crisis humanitaria en Venezuela. ¿Por qué AMLO apoya a Maduro cuando ha demostrado claramente que ni es capaz, ni se ciñe a los requerimientos democráticos?

Los únicos aliados internacionales de Maduro son Rusia, China, Turquía, Irán y Bolivia, pero hasta el momento no han resultado un buen respaldo económicamente hablando. 

Así que pinta triste para Venezuela este nuevo período presidencial. ¿Se mantendrá Maduro en el poder hasta el 2025? Probablemente no, lo cual sería lo mejor para los venezolanos.

salonsomendez@gmail.com 

Compartir