Matan al líder de Al-Qaeda

Por Sergio Alonso Méndez.- La Noticia: Muchos analistas consideraban a Zawahiri como el principal hombre de Osama Bin Laden. Después de la muerte de Bin Laden, asumió la dirección de al-Qaeda… (bbc.com).

Comentario:
Al-Qaeda se hizo famoso con el ataque a las torres gemelas en Nueva York el 11 de septiembre de 2001. Ello despertó el alma de cowboy de los americanos que buscaron la venganza. Invadieron Afganistán y buscaron hasta por debajo de las piedras a Osama bin Laden, autor intelectual del atentado. Pasaron 10 años y finalmente en el 2011 un comando lo encontró, lo asesinó en el lugar y se llevó su cuerpo. Supuestamente, luego de identificarlo sin lugar a duda, lo tiraron al mar. No deseaban que su tumba se convirtiera en motivo de reverencia. ¿Qué pasó con al-Qaeda después? ¿Por qué el sucesor de bin Laden fue asesinado también?

A la muerte de bin Laden, Ayman al-Zawahiri tomó su lugar. A diferencia del carisma y la habilidad para motivar ataques de bin Laden, Zawahiri resultó un líder sin chispa. Sus mensajes eran largos y tediosos y los combatientes activos de al-Qaeda, buscando la acción, se fueron al Ejército Islámico ISIS. Aunado a la presencia de Estados Unidos en Afganistán, al-Qaeda se vio debilitado y, al parecer, refugiado en Pakistán.

En 2021, Joe Biden tomó la iniciativa de abandonar Afganistán y en breve tiempo los Talibanes, que habían ayudado a bin Laden, recuperaron el control del país. ¿Serían capaces de ayudar nuevamente a al-Qaeda? La respuesta, considerando que al-Zawahiri estaba viviendo en un barrio residencial donde habitan altos funcionarios talibanes, parece que fue un sí rotundo.

La operación militar que liquidó a Zawahiri fue de película. Imaginemos al jefe de la CIA informando al presidente Biden que localizaron a Zawahiri. Juntas en el cuarto de guerra de la Casa Blanca debatiendo cómo ejecutarlo. Ya sin presencia en el país, un comando estaba fuera de la discusión. Así que la solución fueron dos misiles. Los espías descubrieron la casa donde habitaba Zawahiri, se hizo una maqueta, se investigó el movimiento del objetivo y de su familia, se supo que Zawahiri no salía de la casa, aunque usaba el balcón de cuando en cuando y se tomó la decisión.

Biden había pedido que no hubiera víctimas colaterales, así que se esperó a que Zawahiri saliera al balcón y se dispararon dos misiles “Hellfire.” Este tipo de misiles no acarrean carga explosiva, sino matan por el impacto y por seis cuchillas que sobresalen. Difícil imaginar cómo quedó el cuerpo, pero aparte de las ventanas, no hubo ningún otro daño. ¡Triste lo que ha avanzado la tecnología en el “arte” de matar!

Biden presumió el asesinato, los talibanes dijeron que era una casa vacía, la casa en sí fue cubierta con lonas. Se puede creer a los americanos. Lo que no está muy claro es si no se equivocaron. Sin duda surgirá un nuevo líder de al-Qaeda, ¿qué tal si en lugar de tener un líder gris, aparece uno carismático con deseos de vengarse de los americanos? ¡La venganza es un cuento de nunca acabar!

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas
salonsomendez@gmail.com

Compartir