No te preocupes

Por Enrique Zavala Urquides.-Este es un ensayo escrito por un servidor, el 25 de septiembre de 1985, arriba del tren rápido (Shinkansen), en un viaje de Tokio a Osaka, saliendo del aeropuerto de Tokio Japón, lo sigo pensando y sintiendo igual, es, atemporal para mi.
Pudiera ser, o es hasta un “proyección psicológica” del México de aquel entonces y el actual, así como del mundo, era mi primer viaje a Japón donde lo que me impresionó además de su gran disciplina como país, fue su resiliencia como nación sometida, después de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, una actitud constructiva ante la vida, por ejemplo, los japoneses jóvenes, al salir de la, escuela, iban a los templos a orar “a ofrecer” y NO a “pedir” como nosotros., mostraban !una capacidad de introspección impresionante!.
Una disculpa por dedicar este articulo que escribí a los 30 años de edad, un tema personal, particular y desde hace muchos años, pero que es un tema constructivo y conductual, que casi se pierde en el tiempo, es muy corto. Este es el ensayo.
En la vida existen grandes retos
“En la vida existen grandes retos, que merecen toda nuestra atención, grandes metas por alcanzar y nos impulsan a, ser cada día mejores e íntegros. Analiza tu entorno en busca de lo positivo, y aprende del más insignificante detalle. No te preocupe la opinión de los escépticos, porque en ellos esta la semilla del fracaso. La indecisión y la duda, será su única herencia”.
“No te preocupe el cambiar lo que no está, a tu alcance, en corregir lo incorregible, deberás estar tranquilo, contigo mismo, es un síntoma de madurez”.
Procura convivir y rodearte
“Procura convivir y rodearte de individuos afines, comparte los triunfos como los fracasos, porque no son producto únicamente de tu capacidad,. No te preocupe la deslealtad y la injuria, procura estar al margen de todo ello, afortunadamente existen gentes en quien confiar, el mundo es de los rectos e inteligentes “.
“Finalmente, dedica tu tiempo a tus seres queridos, a tus asuntos profesionales y de trabajo, siempre vale la pena ser el ser honestos, la corrupción y la apatía, que no te preocupen”
Conclusión
El texto original está en un cuadro en mi oficina desde 1985, lo leo y trato de practicar todos los días hoy que tengo 67 años de edad, cuando tengo dudas (que es muy a menudo), lo vuelvo a leer y reafirmó su mensaje, el centro de su contenido, en cada letra, en cada palabra, en cada pausa.
El ensayo es atemporal para mi, vigente y creo en el, es como algo que te persigue por siempre para NO EQUIVOCARTE, como una máxima de conducta muy difícil de cumplir, muy difícil de seguir, porque implica sacrificios y desencuentros, con aquellos que hacen Lo incorrecto, con los desviados, con los corruptos y en especial con los “tibios” y débiles de carácter. ¡Para eso no vinimos a esta vida!…. !Ni más, ni menos!…
“La integridad es un regalo muy caro, no lo esperes de gente barata” (Warren Buffett)

Compartir