Persiste el repliegue de las inversiones

Por Javier Villegas Orpinela.- Es un hecho que a falta de inversión, cualquier economía se frena y el desempleo se expande.

En consecuencia, es muy probable que en este contexto la inseguridad pública crezca, se debilite la educación y también el sector de la salud.

Ante ello, la teoría macroeconómica del economista inglés John Maynard Keynes recomienda soluciones prontas como las que tienen que ve con políticas económicas anti-cíclicas.

Esto es, que el Gobierno federal se aplique de inmediato en inyectarle recursos a la economía para evitar que el frenón económico haga mella en la planta productiva nacional y en la población en general.

La administración del Presidente López Obrador ha buscado sacudirse la corrupción de las administraciones anteriores y simultáneamente ha optado por la austeridad republicana.

En sus primeros 15 meses se dedicó a “quemar en leña verde” a neoliberales y conservadores. Su régimen anti-empresarial ha ahuyentado las inversiones y su Gobierno ha sido un fiel seguidor de la austeridad.

Por ende, las inversiones en dicho periodo brillaron por su ausencia.

Luego, llega la pandemia del Covid-19 en su décimo sexto mes de gestión con una economía nacional debilitada: con dos trimestres consecutivos a la baja, según el PIB desestacionalizado del Inegi.

En este complicado escenario más la ausencia de un plan de contingencia del Gobierno federal para proteger al sector productivo, hizo que el virus impactará de frente a la economía mexicana.

En el segundo trimestre del 2020 caímos en un 18.6 por ciento, en el tercero -8.5 y en el cuarto retrocedimos 4.6 por ciento.

De acuerdo al PIB desestacionalizado oportuno del Inegi, al primer trimestre de este año nos fuimos de reversa en un 2.9 por ciento.

Los tropezones económicos en México siguen presentes, pero como la esperanza muere al último, las expectativas del PIB 2021 son relativamente alegres.

Sin embargo, los constantes ataques de López Obrador al sector empresarial hacen augurar que el empresariado de México y del extranjero seguirán midiéndole “el agua a los camotes” antes de “aventarse al vacío” y apostarle al País.

El Gobierno federal también le abona a esta coyuntura, pues tampoco hace mucho por reactivar la inversión pública.

Empero, el subsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Gabriel Yorio, tiene su propio discurso al asegurar que la escases de inversiones ya viene de tiempo atrás.

El funcionario federal apunta que debido a reformas, baja integración financiera o limitada recaudación pública, la inyección de capital en el País ha sido menor de lo esperado y, reconoce, que ha caído de manera importante.

Y de alguna manera exculpa al actual Gobierno lopezobradorista al decir que “México es un País donde en los últimos 10 a 15 años la inversión ha venido cayendo de manera importante. Lo que se esperaba era que la inversión se empezara a incrementar de manera acelerada en los últimos 10 años y ocurrió totalmente lo opuesto”.

De esta forma Yorio cuida su chamba, pero la cruda realidad sigue siendo que las ocurrencias de su jefe tienen de cabeza al País..

jvillegas@correorevista.com                          Twitter: @JvillegasJavier

Compartir