PIB nacional, ¿crecimiento o recuperación?

Ilustrativa.

Por Vicente Gallardo Pantoja.– El Producto Interno Bruto (PIB) del país creció 1.5 por ciento respecto al primer trimestre de 2021, pero es todavía inferior al del primer trimestre de 2020.

En términos absolutos, el PIB nacional pasó de marzo de 2020 de 18, 139, 598 millones de pesos -medido a precios constantes de 2013, a 17, 965, 150 a junio de 2021.

Es decir, el tamaño del “pastel” se redujo en 174 mil 448 millones de pesos, lo que significa una pérdida en términos porcentuales del 1 por ciento.

Por lo anterior podemos afirmar categóricamente que al corte de la primera mitad de 2021 la economía mexicana todavía no sale completamente del “hoyo” en que cayó debido al coronavirus.

La emergencia sanitaria mandó el PIB nacional en junio de 2020 a 15, 039, 191 millones de pesos, después que en el trimestre anterior y durante todo el 2019 se mantuviera por el orden de los 18, 000, 000 millones de pesos.

Si medimos el cambio del crecimiento del PIB al segundo trimestre de 2021 respecto al primer trimestre de 2020 observamos un “crecimiento” del 19.4 por ciento, el cual puede darnos una falsa ilusión.

En realidad de lo que se debe estar hablando en materia del comportamiento del PIB es de recuperación y no de crecimiento.

Repito, todavía no salimos del bache en que nos metió el Covid, pero estamos muy cerca de lograrlo.

Los “motores” de la recuperación

El “crecimiento” anual del PIB (19.4) en el segundo trimestre de 2021 respecto al mismo trimestre de 2020 medido por sectores muestra que el motor de la recuperación ha sido el sector industrial.

La industria en su conjunto se ha recuperado un 29 por ciento después del “hoyo negro” del segundo trimestre de 2020.  

En este sector destacan la industria manufacturera (36.7 por ciento) y la Construcción (33.7) como auténticas “turbinas” que han jalado al resto de las actividades productivas hacia la recuperación.

Por el lado de los servicios han mostrado gran dinamismo los servicios recreativos, deportivos y culturales, con un 168 por ciento y hoteles y restaurantes (160 por ciento).

La agricultura, ganadería, pesca y caza crecieron durante el periodo en mención 6.7 por ciento, mientras que la minería un 6.4 por ciento.

Años perdidos

Antes de la emergencia sanitaria la economía mexicana venía “creciendo” a tasas negativas.

Esta tendencia negativa de crecimiento económico inició desde los primeros trimestres de 2019, llegando a acumular la economía mexicana cinco trimestres consecutivos de números rojos antes de caer al “hoyo profundo” de junio de 2020.

Como antecedente de grandes caídas del PIB nacional tenemos la crisis financiera de 1995, cuando el indicador que engloba el valor total de la producción en el país había registrado una caída del 9.1 por ciento en el segundo trimestre de ese año.

El otro “episodio negro” para la economía mexicana sucedió en 2009, cuando en el marco de la pandemia AH1N 1el PIB nacional retrocedió 8.9 por ciento.

Pero nada que ver con la crisis profunda de junio de 2020, cuando el PIB nacional se desplomó un 17 por ciento respecto al trimestre anterior, medido a precios constantes de 2013.

Una historia para el olvido.

Hasta la próxima.

Compartir