Responsabilidad patrimonial del Estado

Por Enrique Zavala Urquides.-El grave riesgo de las administraciones publicas es este tipo de responsabilidad, ha sido soslayada por años, pero que hoy es un grave riesgo para las finanzas publicas por tantas omisiones actividad IRREGULAR de gobierno, causada por malos servidores públicos.
Por ello, PROCEDE LA REPARACIÓN INTEGRAL DEL DAÑO Y, POR ENDE, EL PAGO DE LA INDEMNIZACIÓN CORRESPONDIENTE CUANDO SE VIOLA EL DERECHO FUNDAMENTAL A UNA BUENA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA, aquí podemos hablar desde una ponchadura de una llanta al caer en un bache, hasta una pérdida física o patrimonial mayor por esa actividad irregular del servicio público, siempre como ciudadanos debemos informarnos y demandar, no dejarnos de estos abusos y atropellos. (sic).

El criterio jurisprudencial
Procede la reparación integral del daño y, por ende, el pago de la indemnización por responsabilidad patrimonial del Estado, cuando se viola el derecho fundamental a una buena administración pública, al demostrarse la concurrencia de hechos y condiciones causales entre el daño patrimonial causado y la actividad irregular reclamada.
Aunque siempre he reconocido que la gran mayoría de personas que trabajan en Gobierno son excelentes servidores, quienes ocasionan esa ACTIVIDAD IRREGULAR, son una minoría de “chambistas”, recomendados. Improvisados, “yes man”, acomedidos, ignorantes, infiltrados y demás “fauna de acompañamiento”, que por desgracia llegan a los distintos Gobiernos.

Justificación legal
Lo anterior, porque la buena administración pública es un derecho fundamental de las personas y un principio de actuación para los poderes públicos, el cual se vincula e interrelaciona con otros; con sustento en él deben generarse acciones y políticas públicas orientadas a la apertura gubernamental, para contribuir a la solución de los problemas públicos a través de instrumentos ciudadanos participativos, efectivos y transversales.
Es así que todo servidor público garantizará, en el ejercicio de sus funciones, el cumplimiento y observancia de los principios generales y fines que rigen la función pública, respetando los valores de dignidad, ética, justicia, lealtad, libertad y seguridad de las personas.

Conclusión
Esto último es lo más grave, esta minoría de malos “servidores públicos”, son quienes cometen esa actividad irregular de gobierno, y están representados por no pocos “leperos”, simuladores, a quienes “el poder los hace iguales”, “borregos” y corruptos, que se cuelan a los diferentes gobiernos para beneficiarse y lo que menos les importa es servir públicamente, solo servirse….
Los efectos son muy lamentables, ya que no solo causan graves consecuencias por esa actividad irregular de Gobierno, sino que dañan a los ciudadanos, además exponen a pagar al erario grandes cantidades que quedaran impunes, buscan por ejemplo que las acciones administrativas queden impunes y prescriban en contra de quienes la causaron, de forma intencional, para que sea solo el gobierno o la institución el responsable ante esta RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL DEL ESTADO… ¡Alguien deberá poner orden, antes que las consecuencias sean aún mayores y garantizar su NO repetición!…. ¡Ni más, ni menos!.

“Una ciudadanía informada, es el único depositario verdadero de la voluntad publica” (Thomas Jefferson).

Compartir