Sexenio 2018-2024 sin crecimiento económico

Por Javier Villegas Orpinela.-Para el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp), la administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador será un sexenio perdido en términos de crecimiento productivo.
Por ahora el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita, está en niveles del 2014, y se estima que al término de la presente Administración será similar al del 2016.
Carlos Hurtado, director general del Ceesp, enfatiza que será “un sexenio perdido en términos de crecimiento económico. Vamos a acabar en niveles del 2016”.
Recién el Fondo Monetario Internacional (FMI) dio un “extraño respiro” a la economía mexicana pronosticando que a pesar de las dificultades externas el PIB nacional terminaría creciendo este año 2.4 por ciento.
Luego, los economistas que cada mes consulta el Banco de México afianzaron sus estimaciones 2022 en 1.8 por ciento.
Por su parte los economistas “con los pies más en la tierra” ven que este año el PIB crecería cuando mucho en 1.5 por ciento.
Pero independientemente del avance que se tenga este 2022, “el daño ya está hecho para la economía mexicana”.
En lo que va de la administración lopezobradorista, el PIB ha sido muy golpeado: primero por el mismo AMLO, luego por la pandemia del coronavirus y después por un Presidente mexicano que “no le quita el guante de la cara” a la economía nacional. El empresariado se siente engañado al igual que los inversionistas de este y otro lado.
En el año del 2019 el PIB retrocedió marginalmente en 0.1 por ciento, el 2020 se desplomó en más de un 8 por ciento, en el 2021 rebotó 5.1 por ciento y en este 2022 crecería, en el mejor de los casos, 1.8 por ciento promedio.
¿Qué nos depara la economía mexicana para el año entrante?
Nada bueno, según lo apunta el Bank of America.
Para este influyente banco comercial estadounidense el PIB de nuestro País se “quedará congelado en el 2023” por motivos de una etapa recesiva en EU y la inflación que continuará en niveles altos. A estos factores adversos se le suma la crisis logística y el pleito Rusia-Ucrania.
Al pronóstico de mediano plazo habría que añadirle que el Presidente mexicano trae pleito con los dos principales socios comerciales por el tema energético en el marco del T-MEC.
Entonces, si en los primeros cinco años de AMLO el PIB luce desdibujado y el sexto año es electoral, el resultado para el sexto año está más que cantado.
Así que para que el cálculo del Ceesp se cumpla al pie de la letra, de que la economía no crecerá nada en este sexenio; el 2024 el PIB tendría que hacer “la hombrada” de avanzar por lo menos 1.5 por ciento, o sea evolucionar al mismo ritmo que el esperado para este 2022.
Sin embargo, como la incertidumbre interna se pone más tensa que la externa, las probabilidades de que la economía mexicana cierre la administración del tabasqueño en ceros, es muy baja.
Lo más factible será que concluya por debajo de como empezó en el 2018.
Las expectativas son desalentadoras, no obstante, en Palacio Nacional juegan todos los días a la elección presidencial.

jvillegas@correorevista.com
Twitter: @JvillegasJavier

Compartir