Vacuna cubana contra el coronavirus

Sergio Alonso Méndez.- La Noticia: Venezuela se convirtió esta semana el segundo país de América -después de Cuba- en comenzar a utilizar una vacuna que todavía no ha sido aprobada… (bbc.com).

Comentario:

Al parecer Cuba está en proceso de desarrollar cinco vacunas contra el coronavirus. Algo admirable, excepto porque van algo retrasados. Mientras en el mundo avanza el proceso de vacunación (en México parece que está iniciando la inoculación de los adultos de más de 30 años, luego de las etapas de 60+, 50-60 y 40-50), la vacuna cubana más avanzada, Abdala (en honor a un poema del prócer cubano José Martí), está en fase III.

Abdala aún no ha sido aprobada por autoridad mundial alguna como la OMS y ni siquiera por la autoridad de salud cubana y ya está siendo exportada. No se trata de criticar la lentitud del proceso. Después de todo, desarrollar una vacuna de emergencia desde cero, es de gran mérito y se debe felicitar a los científicos cubanos trabajando en ella. Lo cuestionable, y en ello coinciden varios institutos venezolanos de salud, es ya usarla como una vacuna formal cuando sólo se trata de un “candidato a vacuna.” A quien se inocule con ella debería solicitársele autorización igual que en un ensayo clínico.

Abdala es un tanto diferente a las vacunas tipo RNA de Pfizer o Moderna. La vacuna cubana usa proteínas derivadas del virus junto a otras proteínas portadoras para desencadenar una respuesta inmunitaria. Los desarrolladores han reportado una efectividad del 92% con tres dosis. Hasta ahora la vacuna que requiere más dosis. Además, se reporta que es efectiva contra las variantes de coronavirus prevalentes en el mundo.

Aún cuando no haya sido aprobada por la OMS, la gente está en la libertad de usarla y el gobierno de Venezuela, admirador perpetuo del pueblo cubano, consideró su disponibilidad un triunfo. “Esta extraordinaria vacuna, que goza de una de las mejores eficacias del mundo, se incorporará al proceso de inmunización de Venezuela y será el pueblo quien la disfrute”, aseguró la vicepresidenta venezolana Delcy Rodríguez.

Pero también existe oposición a ella por la falta de respaldo del mundo científico. “La credibilidad de cualquier vacuna, y su aceptabilidad por la comunidad, se basa en gran parte en la publicación de los resultados en revistas científicas de reconocido prestigio”, indicó la Academia Nacional de Medicina de Venezuela. En el caso de Abdala la información proviene del órgano oficial cubano “Granma.” Aunque, tal vez por ideología, se antoja difícil que los científicos cubanos busquen publicar sus estudios en el “Journal of Medicine” por ejemplo.

A pesar de estarse saltando pasos, sin duda el desarrollo de la vacuna Abdala es un gran logro de la comunidad científica latinoamericana. ¿Alcanzaremos a ver la vacuna “Patria” mexicana antes de que las cosas regresen a la normalidad? En cualquier modo es un gran aprendizaje. Y será útil porque, lamentablemente SARS-Cov-2 no será el último virus novedoso que la humanidad enfrentará y debemos estar preparados.

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas

salonsomendez@gmail.com.

Compartir