Violencia familiar y de género

Por Enrique Zavala Urquides.-El tema de la violencia de género es brutal, intolerable, así como la violencia familiar que hace estragos en matrimonios, menores de edad y sociedad en general, aquí en Sonora más del ochenta por ciento de las llamadas y denuncias al 911 se relacionan con esos tipos de violencia.
Algo muy grave pasa en nuestra sociedad, un fenómeno diario que se agravó con la pandemia, un sufrimiento intenso y constante, que vive en millones de hogares en México, destruyendo los cimientos de miles y miles de familias, haciendo víctimas a mujeres padres, hijos, tíos, abuelos y todo familiar consciente ¡son víctimas sin remedio!.
El centro de justicia para las mujeres
Hace 5 años participe en el diseño de este centro para proteger mujeres y familias en Sonora, se fundamento en el FAMILY JUSTICE CENTER de San Diego California, donde estuve estudiando el fenómeno de la violencia de género y familiar, conocí de cerca y a detalle su operación y concluí el proyecto ejecutivo para incluso mejorar el MODELO, por desgracia NO ocurrió así, ese centro ya opera en SONORA, pero con muchas deficiencias, por desgracia…
La función básica del Centro de Justicia para las Mujeres debería tener como propósito el prevenir y tratar los delitos de violencia familiar y de género, de forma efectiva e integral, para lograr que las mujeres y familias sonorenses en general vivan una vida libre de violencia, aunque existen protocolos estos no se siguen al pie de la letra, no se da una cobertura integral a las necesidades de protección a la mujer (sic)…
Revictimización.
Para la mujer expuesta a la violencia de género y familiar LA REVICTIMIZACIÓN es la constante, además de sufrir violencia física, psicológica, económica, patrimonial, etcétera, es expuesta a la VIOLENCIA INSTITUCIONAL, que la ejercen tanto ministerios públicos, jueces insensibles y protocolos mal ejecutados que sólo logran revictimizar a esa misma mujer ya de por sí dañada, ocasionado por el síndrome de la mujer maltratada… ¡TERRIBLE!…
El fenómeno de la REVICTIMIZACIÓN es constante, diaria y agravada por la VIOLENCIA INSTITUCIONAL, que ejercen sobre ellas las autoridades e instituciones que se burocratizan, insensibles ante el gran número de mujeres que buscan una PROTECCION adecuada y expedita, una verdadera protección para la mujer y las familias que no existe en México, ¡lamentable!…
Conclusión
El Centro de Justicia para las Mujeres NO DEBE DE DEPENDER de la Fiscalía de Sonora, ese fue el primer error, al terminar mi propuesta de proyecto ejecutivo para su implementación esa fue una sugerencia vital, definitiva para su sano desarrollo, me tocó palpar de cerca esa realidad fría y desgastante, corroborar en carne propia la realidad de muchas mujeres que están desprotegidas por una implementación defectuosa de una herramienta que pudiera ser muy útil para proteger integralmente a las mujeres y familias sonorenses.
El Centro de Justicia para las Mujeres de Sonora debe contar con autonomía total, con un patrimonio y presupuesto propio, no debe depender de la fiscalía ese es un grave error, su función debe enfocarse a la protección y prevenir la violencia, debe estar para “ENMENDARLE LA PAGINA” ¡a jueces y ministerios públicos!, debe ser una institución “CON Verdaderos Y FEROCES DIENTES”, para proteger integralmente a las mujeres, de otra forma será una institución inoperante, vana, LIMITADA y burocratizada… !Ni más, ni menos!…

Compartir