Crean en Sonora ventilador para tratar Covid-19

Detrás del VSZ-20-2 se encuentra un ingeniero sonorense, Ramsés Galaz, y el apoyo del Grupo Coppel a través de la iniciativa Va por Hermosillo

Por Redacción/CORREO.- Con talento, innovación y colaboración de instituciones educativas, gobierno e iniciativa privada se logra la producción exitosa de un ventilador automático 100% mexicano para el mundo, en un tiempo de récord de 10 semanas, de bajo costo y de fácil fabricación en serie.

Este logro contó con la participación de más de 15 instituciones públicas, empresas y universidades para desarrollar el ventilador de emergencia VSZ-20-2 totalmente automático, de fácil manejo, que permite el uso intuitivo y da mayor seguridad a los pacientes.

Inició el 29 de marzo con la convocatoria del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, para perfeccionar un prototipo de ventilador que fuera hecho en México.

El primero en responder al llamado fue Grupo Coppel, quién como parte de su iniciativa “Ayudando a quienes salvan vidas”, otorgó un donativo al Fondo Solidario Va por Hermosillo de la organización ciudadana Hermosillo ¿Cómo vamos? para apoyar a GSE Biomedical en el desarrollo del aparato.

Posteriormente al requerir de muchas piezas especializadas y apoyo para su culminación exitosa, fueron sumándose otros esfuerzos:

Iniciativa privada: GSE BioMedical; Grupo Proeza a través de Metalsa; FEMSA a través de Torrey, Solística y REPARE; Grupo Coppel a través de Hermosillo ¿Cómo Vamos?; ALFA a través de Nemak; Lodi Automotriz, Lanix Med, Steris, Ternium Salud y Bocar.

Instituciones educativas: Tecnológico de Monterrey, TecSalud, el sistema de salud del Tec de Monterrey y la Universidad de Monterrey (UDEM).
Instituciones públicas: Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, Secretaría de Relaciones Exteriores y Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS).

El ventilador mecánico invasivo VSZ-20-2 tiene un funcionamiento a base de pistón, no depende de tomas murales para su uso. Es suficiente la conexión a un tanque de oxígeno, lo que permite su uso tanto en hospitales, como en áreas adecuadas para la atención de pacientes afectados por el virus del COVID-19.

Cuenta con ventilación por volumen y por presión, ambos necesarios para el tipo de afectaciones que presenta un paciente COVID, así como con una interfaz intuitiva que requiere mínima capacitación, diversos métodos de compensación que asegura su desempeño a cualquier altitud.

Los primeros 20 ventiladores serán adquiridos por la Fundación Carlos Slim quien donará las unidades a cuatro hospitales públicos en los estados de San Luis Potosí, Yucatán, Coahuila y Guerrero. Metalsa tendrá a cargo la administración del proceso de solicitud de ventiladores que estarán ensamblados en una de sus plantas de manufactura, ubicada en Apodaca, Nuevo León, donde se habilitó un espacio que fue certificado para procesos de manufactura de equipos médicos por COFEPRIS.

Metalsa recibirá las necesidades de clínicas y hospitales tanto públicos como privados, con lo que se contempla que existan suficientes ventiladores para atender a pacientes COVID-19 en estado crítico en el país.

El papel de la Secretaría de Relaciones Exteriores y de la COFEPRIS fueron importantes para alcanzar los permisos para la fabricación de los equipos, que cumplen con todas las disposiciones de calidad, funcionamiento y control que se exige.

Ramsés Galaz, director general de GSE Biomedical y profesor del Tec de Monterrey campus Sonora Norte, agradeció al personal médico que participó en el desarrollo del ventilador: “Gracias al Dr. Jorge Cortés Lawrenz y al Dr. Héctor Cajigas por sus consejos clínicos y a todo el personal del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición por la adopción de nuestro diseño, así como el apoyo clínico para hacer este proyecto posible”.

“Quiero agradecer a todo mi equipo de trabajo en GSE Biomedical, en particular a mi equipo de ingenieros Arnoldo Heredia, Daniel Gómez y Jorge Gutiérrez por haber desarrollado gran parte de la ingeniería de este ventilador. Este proyecto es resultado de una colaboración sin precedentes para lograr el objetivo noble y común de poder salvar muchas vidas dentro del contexto de las crisis que estamos viviendo”, comentó Ramsés Galaz.