Exige la industria eficientar el retén

Por Agustín Valle E.-La economía sonorense puede caminar a mayor velocidad cada año, si todos los engranes que la componen se mueven a la velocidad requerida por los diversos sectores de la planta productiva en el Estado, señala Silvia Álvarez Amaya.
Para la presidenta de Canacintra Hermosillo, es un hecho que las empresas operan con más soltura y dinamismo cuando los obstáculos físicos son mínimos.
Y puntualiza que en Sonora hay trabas de muchos tipos, pero el que año con año sigue dando dolores de cabeza al empresariado y a las familias, es el retén de Querobabi.
Esta estación de revisión militar, que arrancó operaciones en abril del 2009, fue ideado con el fin de vigilar el tráfico de drogas hacia Estados Unidos.

En su momento el entonces Gobernador de Sonora, Eduardo Bours Castelo, dijo que el centro de inspección sería de gran importancia en el combate al crimen organizado.
Se presumía que daría un mejor trato a las mercancías que transitan por la entidad, porque la fluidez en las revisiones estaba garantizada.
Las promesas sin embargo, señala la empresaria, contrastan enormemente con la realidad respecto al supuesto dinamismo en las revisiones en sus tres niveles: carga, pasaje y autos.
Las colas de trailers son cada vez más extensas y esto sucede desde hace por lo menos una década. Esta problemática de detención del flujo, es también una constante en los autobuses de pasajeros y con relativa frecuencia en los carriles de los automovilistas.
Las “revisiones a mano” que se hacían antes de la apertura de este retén a la altura de Benjamín Hill, eran notoriamente menos dilatadas y eso que no tenían los “avances tecnológicos”: rayos Gamma y X.
Los costos de oportunidad de que el flujo de mercancías, pasajeros y automovilistas estén atorados en el retén de Querobabi son enormes y lo peor es que van en aumento.
Para Álvarez Amaya urge que las autoridades civiles y militares tomen conciencia de la situación que se sufre constantemente en Querobabi y decidan de una vez por todas abrirle la puerta a la actividad productiva del Estado, por el bien de las exportaciones .

Compartir