Pide apoyo enfermero de Programa Anticipa

El joven recibe a las personas sospechosas de Covid-19 en la Arena Sonora

Por Redacción/CORREO.- Omar Eduardo Alcaraz Domínguez, enfermero de 28 años, egresado de la Universidad de Sonora, llamó a la población a que se cuide, que siga las indicaciones del personal de salud y, en caso de presentar síntomas, acudan a un Centro Anticipa, ya que al cuidarse a nivel personal, cuidan a la comunidad.

El colaborador del área de “Triage” (calificación de pacientes), comentó que el hecho de trabajar en el Programa Anticipa de la Secretaría de Salud, donde reciben a pacientes sospechosos de Covid-19, implica una serie de cambios en la vida del personal médico y de enfermería que ahí laboran, como en su caso que trabaja en Anticipa desde junio pasado.

“Mi trabajo en el área de Triage consiste en realizar una entrevista, yo soy el primer filtro, junto a mis compañeros, para pasar a la atención médica, nosotros les brindamos recomendaciones a los usuarios, resolvemos dudas, muchas veces vienen con miedo y los ayudamos para que al ingresar al área Covid, tengan la seguridad de que van a recibir la mejor atención posible,” señaló Omar Alcaraz Domínguez.

El especialista de la Salud, compartió el pesar de cuando su familia y compañeros se enfermaron; de cuando familiares y compañeros que se despidieron, e indicó que “hay días buenos y días malos; entre nosotros mismos nos reconfortamos aquí. Mis papás decidieron ir a vivir con mi hermana por la exposición que yo tengo al virus, así que lamentablemente estoy solo, prefiero tenerlos lejos pero vivos”.

El joven enfermero señaló que la pandemia por Covid-19 “ha sido un carrusel de emociones, en un principio, yo desconocía lo que se hacía aquí, llegué con miedo, inseguridad, mi familia estaba muy preocupada por mí, pero siempre pensé, estudié enfermería y esta es una parte importante de mi labor y dije, si me necesitan, aquí estoy”.

Mencionó que hasta el momento él no se ha contagiado, toma todas las precauciones posibles como el uso del equipo de protección, que ahí mismo se les brinda y espera seguir contando con la salud suficiente para continuar apoyando la lucha contra el virus.

“Me puse en las manos de Dios”, dijo, al explicar que ha sido una experiencia muy enriquecedora ya que le ha brindado un panorama distinto a las labores que él desempeñaba y ahora el estar luchando en la primera línea de batalla en la atención a pacientes Covid, ha descubierto un nuevo panorama tanto personal como profesional.

Explicó que la pandemia ha sido muy fluctuante, los festejos, las fiestas, los puentes han afectado mucho, lo que se ha visto reflejado en un repunte importante de atenciones en la Arena Sonora.

“La gente ya se está acercando a recibir ayuda de manera más temprana, eso es bueno porque se ataca la enfermedad antes de que se agrave”, expresó.