Sale de cárcel Alonso Ancira tras pago millonario a Pemex

Empresario se compromete a dar 216.6 mdd a Pemex por la compraventa de Agro Nitrogenados

Foto: López Dóriga Digital
Foto: López Dóriga Digital

Por Redacción/CORREO.- Alonso Ancira Reno, dueño de Altos Hornos de México (Ahmsa), abandonó este lunes (ayer) el Reclusorio Norte luego de acordar con Pemex (Petróleos Mexicanos) el pago de 216.6 millones de dólares por la compraventa irregular de Agro Nitrogenados.

El empresario compareció ayer ante un juez de control en dicho Centro de Reinserción Social. En el acto, la Fiscalía General de la República (FGR) y la defensa de Ancira Elizondo discutieron sobre el acuerdo reparatorio contraído con la petrolera mexicana.

La suma millonaria ahora adeudada por Ancira Reno fue razón suficiente para ordenar la suspensión
definitiva del procedimiento judicial en su contra.

Cabe recordar que fue a principios de febrero cuando el juez de control Artemio Zúñiga dictó la prisión preventiva justificada a Alonso Ancira, argumentando que representaba un riesgo de fuga, por lo que fue internado en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México.

En un vuelo procedente de España, donde fue detenido previamente por su presunta participación en el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita, arribó a México el 3 de febrero pasado. En el acuerdo reparatorio que suscribió con Pemex se determinó el pago del monto en tres años.

La primera entrega esta programada para el próximo 30 de abril, el segundo un año después, en 2022, y el tercero el 30 de abril de 2023.

Todo se remonta a 2013, cuando presuntamente el director de Ahmsa sobornó con 3.5 millones de pesos a Emilio Lozoya, quien dirigía Pemex en la administración de Enrique Peña Nieto. El objetivo de este movimiento fue influir en el proceso de compra de la planta de fertilizantes Agro Nitrogenados.

De acuerdo con el caso abierto por la FGR, la adquisición presentó una irregularidad: la transacción de compraventa de la productora de fertilizante se realizó a 10 veces su costo real, unos 273 millones de pesos.

Esto quiere decir que el presupuesto de Pemex se vio afectado por más de 200 mdp al hacer una compra de una procesadora que se encontraba casi en ruinas.

VíaCORREO NOTICIAS NO. 152
Compartir